Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Avatar del Ramón Fonseca Mora

Ramón Fonseca Mora

Columnistas

Una política para jóvenes del Siglo XXI

¿Ves entonces que las cosas van mejorando, aunque no lo parezca?

Este artículo es para ti, joven del Siglo XXI, que ves en la política la razón y suma de todos los males que nos afectan. ¡Es cierto! Concuerdo contigo: la política, o mejor dicho: ‘la politiquería', está corrompida parcialmente. Pero también tiene sus partes buenas que quizás no logras ver y apreciar, porque es siempre lo malo lo que destaca. Los que pasamos nuestra juventud bajo la dictadura militar nos alegramos de algunas cosas que existen hoy. Por ejemplo, ya los magistrados, jueces, diputados, presidentes, ministros, procuradores, etc. no son nombrados en los antiguos cuarteles militares de avenida A. Es cierto que hoy el presidente reúne muchos de esos poderes, pero, gracias a Dios lo renovamos cada cinco años, y cuando uno nos sale malo (o perverso) no tiene opción de perpetuar su desastroso mandato, porque se va para la casa (o a la cárcel) al final de su periodo y no puede reelegirse (¡Gracias al Señor!). ¿Ves entonces que las cosas van mejorando, aunque no lo parezca?

Pero estoy seguro de que no estás satisfecho (yo tampoco). ¿Qué puedes hacer entonces para que nuestra Democracia dé un paso más hacia adelante y se perfeccione; y para que te dé lo que aspiras?

Primero, hablemos en general de qué quieres para tu Patria. Voy a tratar de convertirme en tu vocero, si me lo permites. Aquí voy:

• Tu preparación. Entras a un mundo competitivo en donde el conocimiento que tienes se convierte en el nivel de vida que vas a tener. Lamentablemente, ves que la preparación educativa en Panamá es deficiente, principalmente la pública. Es difícil competir por puestos de trabajo con nacionales de escuelas privadas, o extranjeros preparados. Por lo que pienso que tu primer deseo es estar bien preparado para afrontar la vida.

• Tu trabajo. Creo que aceptas que quien produce los trabajos y los impuestos que pagan los trabajos en el Gobierno es la empresa privada, maltratada y olvidada por el Gobierno saliente. Supongo que aspiras a que lleguen más empresas internacionales y que las nacionales se desarrollen y fortalezcan. Y, los más intrépidos y con mayor energía e inventiva, pienso que aspiran a abrir y desarrollar las suyas propias. También, en Panamá hay nichos que no se han desarrollado apropiadamente, como el turismo y la agricultura tecnificada, y apuestas a que se expandan y creen trabajos con buenos salarios. También sabes que alrededor del Canal y puertos se pueden desarrollar otras industrias, como la reparación de buques, y deseas que haya personas con visión que se metan en estas aventuras. Igual con la expansión y creación de otras zonas libres, que tanto bienestar y empleos nos han traído. Finalmente, desearías que la industria de servicios bancarios y financieros tome nuevamente un lugar importante después de los ataques y falta de defensa a la que fue sometida.

• Tu Gobierno. Si bien es cierto que lo de arriba no se puede conseguir sin ayuda del Gobierno, uno grande, ineficiente y paralizante no ayuda a esto; ni a tener buenos caminos, agua, obras de infraestructura, leyes y mecanismos que incentiven la inversión privada; que tenga trámites tecnológicos y rápidos; que una solicitud no se estanque en algún escritorio olvidado de Salud, MIDA, MOP, etc. Por ello el título de este artículo y es por lo que me voy a concentrar en hablar de la política, que es la que rige los Gobiernos elegidos cada cinco años.

Mi mensaje inicial es que son necesarias más manos jóvenes y creativas en los Gobiernos del futuro. Lamentablemente, muchos partidos políticos no han comprendido esto y nos siguen ofreciendo como ideales las vidas y obras de personas que ya fallecieron, pasando a la historia con sus cosas buenas y malas. Piensan que es la mejor manera de reclutar nuevos adherentes, pero están equivocados, pues poco significa para un joven el recuerdo de un ‘portento' pasado, del cual conoce poco y no le interesa conocer más.

Lo que los partidos, y también los nuevos independientes que corren para puestos públicos, deben ofrecer a nuestra juventud, en mi humilde opinión, es una plataforma política que:

• No sea manejada por pequeños grupos de interés y que acepten las nuevas ideas con que llegan jóvenes con esperanza de cambiarlo todo.

• Reduzca el tamaño del Gobierno –prescindiendo de las ‘botellas' e ineficientes, subiendo salarios de funcionarios claves para atraer calidad y no cantidad.

• Elimine tantas restricciones burocráticas que limitan tus iniciativas, intimidad y creatividad.

• Reduzcan los impuestos y apoyen tus iniciativas y proyectos con planes dinámicos y sustanciales.

• Abogar por un sistema de elecciones de presidente, diputados, magistrados, jueces, procuradores, en el que se elijan a los mejores por méritos, y no por amistad o conveniencia.

• Deje en manos de la iniciativa privada, utilizando el modelo exitoso de las empresas mixtas (telefonía, electricidad, etc.) para asuntos que ningún Gobierno ha podido resolver, como agua y carreteras.

• Solucione con verticalidad el problema de la corrupción. En China le pegan un balazo al funcionario corrupto.

• Que las becas estudiantiles sean ganadas por méritos, incentivando la calidad, y no se les dé a quienes no las merezcan, aunque tengan contactos políticos.

• Que se continúe con la política de ayudar a los más necesitados, pero que esta vaya disminuyendo a medida que haya más puestos de trabajo y buena educación para llenarlos.

Se me ocurren más, pero se me acabó el espacio. Espero sus comentarios a estas ideas inspiradas solo por mi amor por Panamá, y por el deseo de dejarles a mis hijos y nietos un mejor país que el que encontré cuando era un joven como ustedes, rodeado de bayonetas y fusiles.

ESCRITOR