La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Carlos Eduardo Rubio

Columnistas

De refugiados, migrantes y asilados

En Panamá, existen alrededor de 2500 refugiados reconocidos

Uno de los temas nacionales más comentados hoy en día es el movimiento de extranjeros a nuestro país. Los términos refugiado, migrante y asilado, aunque tienen punto de conexión, al tratar de figuras de la entrada de extranjeros a Panamá, tienen connotaciones muy distintas en el ámbito jurídico político de nuestro país.

Refugiado es una figura que se tramita en la Oficina Nacional para la Atención de Refugiados, adscrita al Ministerio de Gobierno, y trata de personas que por temor fundado de persecución por razones de raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas se ven obligadas a abandonar sus países de origen y buscar protección internacional en países como el nuestro.

La figura de migrante es reconocida por el Servicio Nacional de Migración, adscrita al Ministerio de Seguridad Pública. Su reconocimiento se da a los no residentes, residentes temporales, residentes permanentes, entre varias razones como: económicas, políticas especiales, razones demográficas, leyes especiales, estudio, religiosa o reagrupación familiar.

En la página web de Acnur (Agencia de la ONU para los Refugiados), claramente establece que los términos de refugiado y migrante no son intercambiables.

‘Aunque cada vez es más común ver en los medios de comunicación y los debates públicos que los términos ‘refugiado' y ‘migrante' se utilizan indistintamente, existe una diferencia jurídica fundamental entre los dos. Confundirlos puede provocar problemas para los refugiados y los solicitantes de asilo y para los Estados que buscan responder a los movimientos mixtos, así como malas interpretaciones en los debates sobre el asilo y la migración'.

Precisamente esta fue la principal motivación de establecer en el Ministerio de Gobierno el nuevo Decreto Ejecutivo N° 5 del 16 de enero de 2018, permitiendo a la Oficina Nacional para la Atención de Refugiados dar una respuesta expedita sobre la admisión o rechazo del trámite de la persona que solicita la condición de refugio en el caso de que haya condiciones manifiestamente infundadas. Es decir, migrantes que, claramente, no encajaban en la figura de refugiado descrita en este artículo, optaron por esta figura haciendo el trámite más largo y complejo para quienes sí cumplen con los requisitos para ser reconocidos como refugiados. Así las cosas, desde el año 2018, la ONPAR puede rechazar de plano a los migrantes que se hacen pasar por refugiados, pues claramente no cumplen con los requisitos internacionales y locales. Esto les permite trabajar de manera más eficiente y darle un estatus jurídico tan delicado como el de refugiado solo a quienes verdaderamente la ley nacional e internacional los clasifica como tales. En Panamá, existen alrededor de 2500 refugiados reconocidos.

Por último, un asilado no tiene la misma condición de un migrante que sale voluntariamente de su país de origen. Alonso Illueca, en escrito de opinión del año 2018, establece que Panamá ‘reconoce la figura del asilo político al ser Estado parte de la Convención de Montevideo sobre Asilo Político (1933) y las Convenciones de Caracas sobre Asilo Diplomático (1954) y sobre Asilo Territorial (1954)'.

La condición de asilado es concedida por el Órgano Ejecutivo por conducto del Ministerio de Relaciones Exteriores a extranjeros que se encuentren en casos de urgencias y por el tiempo estrictamente indispensable para que el asilado salga de su país con las seguridades otorgadas por el Gobierno del Estado territorial, a fin de que no peligren su vida, su libertad o su integridad personal. De esta figura, desde el año 2009, se han otorgado 30 asilos en Panamá.

Panamá sigue siendo llamado a ser la gran conexión, un país punto de encuentro, al servicio del mundo. Por algo somos el Hub de las Américas, el Hub Humanitario, el Hub Marítimo, y el Hub de la Esperanza. Un país que sigue haciendo historia internacionalmente, como lo hizo con la fiebre del oro, las ferias de Portobelo, y con un canal ampliado. Somos un país de retiro para extranjeros, y sobre todo, contamos con una privilegiada posición geográfica. Por supuesto, nada bueno se logra sin responsabilidad, por lo que siempre, sin xenofobia, debemos tener ley y orden para que este gran país siga creciendo, y haciendo historia a la humanidad.

ABOGADO Y EX MINISTRO DE GOBIERNO.