La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Avatar del Orlando Acosta Patiño

Orlando Acosta Patiño

Columnistas

Los Tratados del Canal de Panamá y los vínculos con Canadá

Los vínculos históricos entre Canadá y la República de Panamá no son recientes. Los lazos de esta relación se encuentran cargados de intensas emoc...

Los vínculos históricos entre Canadá y la República de Panamá no son recientes. Los lazos de esta relación se encuentran cargados de intensas emociones que nos llevan desde una inusual situación migratoria a la que estuvimos expuestos a finales de la década 1980, pasando por procesos inéditos de la historia ambiental panameña, y que corresponde al plano político y el de las relaciones internacionales vinculadas con los Tratados del Canal de Panamá.

Hace 31 años, entre julio y septiembre del año 1988, cuando 1700 panameños eligieron a Canadá como destino. Referencias documentan que Canadá recibió un contingente migratorio de panameños todos ellos motivados por un desarrollo profesional y sentirse responsables ante las necesidades de sus familias. Canadá ofreció a los panameños una esperanza de vida digna. En ese septiembre cesó el trámite migratorio por parte de las autoridades canadienses y el viaje de panameños en busca de un mejor futuro se detuvo. El flujo de migrantes indeseables provenientes desde Panamá terminó, es desde cuando mis primos y tíos tienen como residencia Montreal como lugar de vida. Saúl, su esposa y mis sobrinas viven en Canadá construyendo experiencias de vida en Norteamérica.

Panamá, año de 1995. El Estado panameño se abocaba a mantener con paso firme el proceso de reversión de tierras, aguas e instalaciones, que ya venía ocurriendo desde principios de la década de esos años. Los temas ambientales del Tratado estaban consignados —entre otros— en lo que dictaba el artículo IV, numerales ‘a' y ‘b' del Acuerdo para la ejecución del artículo IV del Tratado del Canal de Panamá de 1977, el cual precisaba:

‘... Estados Unidos estará obligado a adoptar todas las medidas para asegurar, hasta donde sea viable, que toda amenaza a la vida, salud y seguridad humanas sea removida de cualquier sitio de defensa, área de coordinación militar o porción del mismo….'.

En medio de un contexto institucional ausente de normativas ambientales y ante la única excepción ambiental consignada por el Tratado del Canal, se elevó el tema de los polígonos de tiro, no solo como un desafío técnico, sino uno que caía en terrenos de gestión diplomática bilateral. Acá la historia no contada.

La Nación Tsuu T'ina, conocidos como la Nación Sarcee, o Sarsi, son parte de los pueblos originarios que constituyen la Primera Nación en Canadá. Sus tierras están dentro de la reserva Tsuu T'ina, al este de la ciudad de Calgary, en la provincia de Alberta, en el centro del territorio canadiense.

En el año de 1910 la Milicia Canadiense utilizó las tierras que eran parte de la reserva Tsuu T'ina, para el desarrollo de maniobras militares. Por más de 50 años se utilizaron esas áreas para prácticas de bombardeo aéreo, dejando unas 350 hectáreas de suelo bajo una grave situación ambiental. Esta circunstancia era muy parecida a la panameña; tanto Panamá como los Tsuu T'ina reciben tierras contaminadas por municiones no detonadas por ejercicios militares. En las riberas del Canal de Panamá, esta condición se extendió sobre una superficie aproximada de 15 000 hectáreas; entre ellas, los polígonos de Emperador, Balboa Oeste y el campo de tiro de Piña y los Centros de Pruebas Tropicales.

En un proceso de negociación, los Tssu T'ina y el ejército canadiense desplegaron esfuerzos técnicos para sanear dichas áreas. La acción conjunta en los miembros de la Primera Nación y los militares generó conocimiento técnico, que culmina con la creación de la Wolf`s Flat Ordnance Disposal, empresa que, mediante una colaboración bilateral entre Panamá y Canadá, asistió a la antigua Autoridad de la Región Interoceánica a enfrentar la complejidad del tema de los polígonos de tiro. Los Tssu T'ina compartieron su experiencia en el saneamiento de campos de tiro con los panameños para contribuir a elevar a un nivel diplomático el problema que enfrentábamos. Los panameños tuvimos el privilegio de conocer de primera mano los obstáculos y dificultades de los técnicos y los gerentes de la Wolf's Flat Ordnance Disposal en el saneamiento de sus tierras ancestrales. Fueron diez días donde tuve el honor se ser recibido con todo el ceremonial de los grupos nativos de Norteamérica. De manera recíproca, los técnicos de la Wolf's Flat Ordnance Disposal visitaron dos veces el territorio panameño, para conocer en sitio las peculiaridades del proceso de saneamiento de polígonos de tiro en contextos tropicales, experiencia que les fue útil para ejecutorias en Sarajevo, Kosovo y posteriormente en Nicaragua. El intercambio fue rico y fue en ambas direcciones.

En esta inusual y no narrada experiencia técnica y diplomática, ennoblece destacar la participación de panameños y panameñas notables que se comprometieron con esta empresa, son ellos por ejemplo: Fernando Manfredo (Q.E.P.D), exadministrador del Canal, Negociador de los Tratados e ilustre ciudadano; Rodrigo Noriega abogado, diplomático que desde Cancillería junto con Daniel Delgado Diamante lograron posicionar el tema en la agenda bilateral. Importante mencionar a Nicolás Ardito Barletta, administrador de la ARI y entonces presidente de la República, Carlos Mendoza (Q.E.P.D), diplomático, escritor y entonces presidente de la Junta Directiva, quien en confianza con el equipo técnico, contribuyó a informar al presidente de Panamá, Ernesto Pérez Balladares, sobre la complejidad del tema que gozaban los polígonos de tiro. Merece una mención especial Sayda Carreño de Grimaldo, jefa del equipo técnico de la ARI, al cual tuve el privilegio de pertenecer, y quien bajo su liderazgo, contribuyó al éxito de la gestión ambiental ante este inusual desafío.

La historia reciente entre Canadá y Panamá es muy rica y valiosa. Hoy, esta se expone en el plano de las acciones solidarias, no solo desde la perspectiva ciudadana, humana y migratoria de hoy, sino también a una que trascendió a otras de dimensiones técnicas y diplomáticas que han sido, y siguen siendo importantes para nosotros y para el mundo, y que en el marco de esta fecha especial que registra otro aniversario de la firma del Tratado, destaca, rememorar.

INGENIERO