La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Avatar del Olimpo A. Sáez M.

Olimpo A. Sáez M.

Columnistas

¡Todos o ninguno!

‘El reumatismo cívico de la población lo curamos en las calles con el GRITO PATRIÓTICO DEL NO A LOS TRATADOS que se multiplicó por todos los rincones del país'

El Centro de Estudiantes de Derecho, en 1977, estaba en manos del grupo Vanguardia Popular y de su aliado la Liga Socialista Revolucionaria y había recibido el apoyo táctico del Círculo Camilo Torres sin pedir nada a cambio. Con la elección de estos compañeros habíamos bloqueado el retorno del sectarismo político e ideológico en la Facultad. Si bien la Asamblea de Estudiantes de la mañana nos había autorizado a participar en la reunión con Omar Torrijos, los zancadilleros trataron de evitar el encuentro, exigiendo una Asamblea de Estudiantes Nocturnos. Viendo las dudas del CED para enfrentar este reto, entonces, recurrimos a la independencia del Círculo Camilo Torres, asumiendo toda la responsabilidad por la entrevista y convocando a los estudiantes a que nos acompañaran al Holiday Inn. No había secretos que esconder ni dádivas que pedir. Fuimos unos 70 estudiantes a la cita con Omar Torrijos.

No queriendo que se utilizara la reunión para la propaganda del Gobierno, le pedimos a Torrijos que sacara a los periodistas, pero sin darnos cuenta un periodista brasileño de OGLOBO informó de los acuerdos con Torrijos.

Cuando se inició la reunión, tomamos la palabra y luego de esbozar la necesidad de debatir democráticamente el tema de los tratados, desgranamos nuestra solicitud: un programa de televisión a la semana, una página diaria en los periódicos que controlaba el Gobierno, un programa diario en Radio Libertad, emisora del Gobierno, libertad para que la imprenta universitaria le publicara a todos los grupos universitarios sus proclamas políticas, que no se persiguiera a nadie por repartir volantes ni se amenazara a ninguna emisora por permitir nuestras intervenciones, un Debate en el Paraninfo con los Negociadores. Finalmente pedimos que todos los exiliados regresaran al país a participar en el debate político, porque los tratados comprometían a todos los panameños y los exiliados eran panameños.

Torrijos preguntó ‘¿Y Arnulfo también?'. Le contestamos, ‘también es panameño'. Un compañero de la reunión se levantó y dijo ‘que vengan los exiliados antiimperialistas'. Antes que Torrijos diera respuesta, sostuvimos TODOS O NINGUNO, Torrijos pensó la respuesta. ‘Les contesto en una semana'. Una anécdota vino como apoyo a nuestra solicitud. Le recordamos una carta de Tomás Herrera en el exilio a Justo Arosemena: ‘no hay pan más amargo que el del exilio'. Los exiliados no regresaron, hasta el 10 de junio de 1978.

‘¿Pueden ustedes escribir todos los días en los periódicos?', nos preguntó Torrijos. Le dijimos, ‘ese será un problema nuestro. Deje usted la página en blanco si no somos capaces'.

Luego de nuestra solicitud y el asentimiento de Omar Torrijos a las mismas, entró el comandante a escudriñar a los presentes con otros temas y a reprochar algunos señalamientos que le hacíamos. Cerramos la reunión a eso de las tres de la tarde. Nos despedimos del general Omar Torrijos. Noriega, que estaba presente, con sarcasmo dijo: ‘Olimpo, recoge los pollitos que se salen'. Sabía lo que decía.

A los estudiantes nocturnos de la Facultad de Derecho le informamos del contenido de la reunión y las promesas de amplias libertades democráticas para el debate de los Tratados. La Asamblea Nocturna aprobó por mayoría lo actuado. Había ganado la intuición, el cálculo y la credibilidad.

TODOS los grupos universitarios, los del SÍ y los del NO, participaron de este ‘veranillo democrático', a pesar de la resistencia de los torrijistas de izquierda y de derecha y de la oposición que andaba en las trincheras del todo o nada.

El periodista Monchi Torrijos se encargaría de las publicaciones en los diarios de ERSA. Griselda López, directora de Canal 11, grabaría los programas de TV para el Canal 4 para los opositores y a los gobiernistas para el Canal 2. En Radio Libertad, Danilo Caballero repartiría los horarios. El rector Eligio Salas, organizaría las publicaciones en la imprenta universitaria. En el Paraninfo Universitario se llevó a cabo la reunión abierta con los negociadores el 21 de septiembre y fue una olla de grillos. El jefe negociador Rómulo Bethancourt amenazó a los asistentes opositores con esta proclama ‘los vamos a enterrar con 800 mil votos en el plebiscito', a lo que gritando le dijimos: ‘lo vamos a ver en las urnas'.

El sectarismo universitario fue derrotado. Las acusaciones de traidores y entreguista a los que fuimos a la reunión con Omar Torrijos se estrellaron con la movilización política callejera que estremeció al país en aquellos días. Acorralamos al SÍ a los Tratados que el Gobierno creía nos enterraría. El reumatismo cívico de la población lo curamos en las calles con el GRITO PATRIÓTICO DEL NO A LOS TRATADOS que se multiplicó por todos los rincones del país.

Empezaba la agitación universitaria y popular de LOS 4 GATOS.

POLÍTICO

‘No queriendo que se utilizara la reunión para la propaganda del Gobierno, le pedimos a Torrijos que sacara a los periodistas [...]'