Panamá,25º

11 de Dec de 2019

Daniel Brea Clavel

Columnistas

La Nueva Estrella Verde y el naufragio nacional

Como remate está el decepcionante resultado del partido gobernante, que obtuvo un cuarto lugar reflejado en el 10.83 % de las preferencias

El electorado fue claro con su votación en las pasadas elecciones. Por un lado eligió para gobernar el país la alianza PRD-Molirena, con un 33.35 % del electorado; es decir, que el colectivo mayoritario —después de una década fuera del Palacio de Las Garzas—, no superó su cuota histórica de votos (treintaiún por ciento). Luego de estar cinco años lejos del poder, tenemos a Cambio Democrático, con un importante segundo lugar reflejado en el 31 % de las preferencias, a pesar de que tenía a su máximo líder en la cárcel, muchos de sus miembros con procesos por corrupción en fiscalías, y un sinnúmero de sus candidatos impugnados para ocupar puestos de elección popular.

Como remate está el decepcionante resultado del partido gobernante, que obtuvo un cuarto lugar reflejado en el 10.83 % de las preferencias, lo que refleja el desgaste considerable que sufrió el panameñismo, a pesar de contar con recursos económicos importantes y el poder político en sus manos.

Después de la contienda de mayo, la posición del Partido Popular (Democracia Cristiana) en la alianza gubernamental que encabezó el Panameñismo ha producido algunos comentarios públicos, como el que hace unos días presentaba a la Estrella Verde como un partido ‘que languidece'. Frente a esta desinformada apreciación podemos comentar que quienes piensan así son aquellos que siempre han mirado los toros desde la barrera; esos que no arriesgan ni sudan la camiseta; aquellos que en épocas pasadas se aprovecharon de la buena imagen; esos que abandonaron la casa, y dejaron a sus copartidarios en posiciones no muy cómodas.

La buena noticia es que está por nacer una Nueva Estrella Verde.

La reconstrucción ha de significar que la Democracia Cristiana se separe de los colectivos grandes, y vuelva a sus inicios de partido ideológico, que luchó por la Libertad, la Democracia y la Justicia. Fueron días que nos hicieron fuertes, y de los cuales aprendimos que, a pesar de las amenazas y seducciones de la dictadura militar, Panamá tiene hijos que no se quebrantan ni se venden. Somos esos mismos hijos quienes ahora estamos comprometidos con la Nueva Estrella Verde. Somos voz idónea, y estamos al frente de gente profesional que no tiene miedo a la batalla por la reconquista de la nobleza y el compromiso con la patria.

El proceso de cambio y reconstrucción —tanto de autoridades como de propuestas para aportar al país desde la oposición— comenzará con la elección de los delegados de distrito, quienes componen el Congreso Nacional Ordinario, que se realizará el 29 de marzo del 2020, fecha en la que someteremos a reformas los estatutos, y revisaremos nuestros planteamientos ideológicos basados en la realidad social, política y económica del país.

Cronológicamente, primero se fue a un Directorio Nacional en el que la facción que deseaba continuar con el panameñismo, debido a los cargos públicos que ocupaban, en su mayoría no apoyaron que el PP llevara candidato propio en las pasadas elecciones.

Sin embargo la dirigencia, aún algunos ocupando cargos públicos, estaba dividida, pues había otra corriente que pensaba que se debía aprovechar la coyuntura política para ir con candidato propio, ya fuera de la estructura partidaria, o un candidato independiente.

El PP perdió la oportunidad de oro de separarse de la administración panameñista. En ese momento, la Secretaría General del Partido prometió que se conversaría con todas las fuerzas políticas para buscar la mejor alianza, pero esto no se dio. Privaron los intereses personales de quienes ansiaban puestos públicos, de jurisdicción nacional y centroamericana, y prefirieron ir ‘disfrazados' en la papeleta panameñista.

El PP fue a las elecciones dividido en tres: una corriente aliada al partido gobernante; otra que apoyó al PRD, y el resto que pensábamos que debíamos ir con candidato propio. Los nefastos resultados que obtuvimos en las elecciones de mayo nos dieron la razón.

En este momento necesitamos de una dirigencia que busque primero la unidad, el consenso, dinamice el partido con propuestas de interés nacional, y atraiga a sus filas a profesionales, obreros, empresarios, y representantes indígenas y campesinos, gente de valía que se atreva a tomar decisiones y le devuelva al país la esperanza, porque sabe que no todo está perdido.

Como oposición actuaremos con responsabilidad. Es nuestra oportunidad para hacer brillar la Nueva Estrella Verde desde la oposición, con ánimo de patriotas. Somos diferentes, con propuestas serias y una voz fresca y valiente, que es reflejo de la panameñidad que nos corre por las venas.

EMPRESARIO Y PRIMER VICEPRESIDENTE DEL PARTIDO POPULAR.