Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Avatar del Ricardo Molinar

Ricardo Molinaropinion@laestrella.com.pa

Columnistas

El engaño depende de ti

La cultura política de los panameños se ha visto afectada en las últimas tres décadas por el exceso propagandístico y mareador de los diferentes personajes que aspiran ha representarnos en las diversas esferas gubernamentales.

La cultura política de los panameños se ha visto afectada en las últimas tres décadas por el exceso propagandístico y mareador de los diferentes personajes que aspiran ha representarnos en las diversas esferas gubernamentales. Se han hecho comunes frases discursivas como “yo soy tu solución”, “el país necesita una nueva idea”, “el cambio será por ti”, entre otras difíciles de asimilar.

Como aves de rapiñas han abordado a los panameños vendiéndoles falsas esperanzas, manipulándoles en sus decisiones y hasta creando zozobras, para luego mostrarse como los salvadores y solucionadores de toda problemática social. Muchos se han atrevido a repetir tantas mentiras, que en sus subconscientes se convierten en VERDADES a la medida.

El descaro ha sido tan grande y muchos han sido cómplice de las penurias y adversidades a las cuales han expuesto a la mayoría de los panameños, destacándose la pérdida del poder adquisitivo, la desvalorización del dólar, los altos sobrecosto, el aumento más eminente que ha tenido nuestra deuda pública.

Esta nación SOBERANA, en su época postseparatista, ha tenido dos grandes doctrinas vinculadas con los más necesitados, la torrijista, desarrollada por el GRAN líder OMAR TORRIJOS y el arnulfista, producto de las aportaciones de ARNULFO ARIAS. Este escenario nos deja claro que todo intento de perpetuidad o vinculación con PABLO PUEBLO en esta era, pudiera ser considerada como una mala IMITACIÓN.

Pongamos como referencia a una de las provincias en la que han usado eslóganes como “Colón, mi querido Colón, mira cómo te han olvidado”. Frase famosa que utilizaban dos grandes transformadores de pensamientos de Panamá en la década de los 90 Endara y Ford. Debo citar las grandes aportaciones que hace esta gloriosa tierra al país: Zona Libre, puertos que encabezan Latinoamérica, un turismo en crecimiento, el 60 % del territorio del Canal de Panamá, un ferrocarril que solo nos sirve para verlo en las postales, imposible de ser utilizado por el más necesitado, un centro naviero y bancario envidiable y lo más confuso, una entrada a la ciudad súper costosa que le hace la antesala a la ciudad fantasma abandonada a su suerte... Quien pudiera explicarnos que, a pesar de tantas riquezas, los colonenses en su mayoría viven en un ambiente de MARGINACIÓN.

Es mi parecer que este abandono perdurará si seguimos siendo cómplices de las malas decisiones y miramos los toros desde las barreras. No estamos en condiciones en darnos el lujo de seguir sumisos y permitir que los menos sigan aprovechándose sin piedad alguna. Esto NO dependerá de más nadie que de nosotros mismo. Por eso es importante hacer el llamado a la reflexión y limitar a los codiciosos y evitar la continuidad de los que jamás han hecho ni harán nada por esta nación. No desperdiciemos nuestras energías y determinemos realmente involucrarnos en el futuro de PANAMÁ, pidiendo a gritos la incorporación de profesionales que hagan las aportaciones pertinentes para el crecimiento de este país y sobretodo logrando comprender que EL ENGAÑO DEPENDE DE TI.

Docente universitario.