Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.opinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Concierto de saxofones jóvenes e inquietos

La afición musical es en Cuba un doble reto. En especial para los jóvenes que tienen tales inclinaciones y estudian ese arte para dedicarse profesionalmente a su ejercicio.

La afición musical es en Cuba un doble reto. En especial para los jóvenes que tienen tales inclinaciones y estudian ese arte para dedicarse profesionalmente a su ejercicio. Primero por la amplísima trayectoria histórica que se tiene en dicho país y en segundo lugar por la competencia que surge de los centros de formación, pues cuentan con un alto rendimiento en esa isla guarachera por excelencia y receptora de las más plurales manifestaciones.

Cuando uno camina por la calle Obispo en La Habana Vieja, puede ver y escuchar en cada cuadra, integrantes de grupos de todo tipo que amenizan en restaurantes y bares durante el día y la noche. Los colectivos corresponden a diferentes perfiles y variedades rítmicas que vuelven más entretenida la degustación de los platos; pero también atraen a oleadas de turistas que recorren esa atestada vía peatonal o les hacen detenerse a disfrutar la variedad.

Esto da una idea del nivel de calidad que se encuentra en este campo. Por esa razón, cuando el tunero (original de Las Tunas, provincia cubana) Roddie y otros tres compañeros del Instituto Superior de Arte (ISA), Jorge, Alejandro y Kadir, decidieron formar un cuarteto de saxofones en 2017, sabían que tendrían que esforzarse en sobresalir y obtener reconocimientos que les hicieran singulares en el medio en que incursionaban.

Pese a que apenas superaban los veinte años y no habían concluido sus estudios, tres ejecutaban el saxofón y el cuarto, el oboe con bastante seguridad y talento. Se reunieron y estudiaron las posibilidades con el repertorio. Melodías tradicionales cubanas, plurales manifestaciones caribeñas y también el jazz con sus variantes latinas y pop. Un gran cofre de ofertas y sus capacidades de composición y arreglos; había todo incluido.

Con ese nombre de Todo incluido, se dieron a conocer en el medio local. Se armó un programa con material doméstico; Pare cochero, La mujer de Antonio, entre lo más auténtico. Pero también hicieron fusiones para alcanzar un tono moderno y que estableciera un punto de partida para su vinculación con el mundo del espectáculo y en especial con el tratamiento del público en una atmósfera cordial, desinhibida y amena.

A través del sonido de sus instrumentos, rápidamente lograron un nicho. Esto les llevó a obtener el primer lugar en la categoría de Música Popular del Concurso MUSICALIA del ISA y ese galardón les permitió asistir al Festival Internacional de Música de Cámara de la Universidad de Quilmes, en Argentina. En ese país también hubo la oportunidad de intercambiar con representantes de otros países y con colegas jóvenes de la capital.

El cuarteto Todo incluido se presentará en la ciudad de Panamá el jueves 24, bajo la batuta de World Music Panamá y Oscar Producciones. El concierto se escenificará en el Ateneo de la Ciudad del Saber. Ellos tendrán oportunidad de mostrar sus trabajos y las variantes que alcanzan como resultado de la propuesta instrumental con sus equipos metálicos que resuenan con el espíritu juvenil del grupo.

En entrevistas hablan de sus técnicas y perspectivas. Lo primero es lograr superar “la rigidez de cuatro músicos estáticos soplando un saxofón; queremos romper ese cliché tradicional y que cuando nos vean sientan que se divierten, que participan con nosotros, incluso hacemos clave con las manos para divertirnos también y que el público disfrute”. Ahora se preparan para trabajar en audiovisuales y poner sus logros en nuevas plataformas globales.

Es difícil lograr un proyecto armónico con ejecuciones de una sola fuente; pero la posibilidad de trabajar con saxofones y articular efectos de percusión y en ocasiones voces, brinda a Todo incluido una dimensión muy entretenida a su aparición en el escenario, llena de motivación y dominio de las melodías. Vayamos a verlos mañana.

Periodista