Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Nadiuska Ch. Sibauste O.

Columnistas

Servicio de salud: ¿satisface la demanda de la población?

Muchos de los asegurados tienen el servicio de la CSS como única opción, dependiendo por completo de ella, mientras que otros optan por buscar un seguro privado en función de alternativa para recibir una respuesta inmediata

El reto de ofrecer un sistema de salud eficiente a la población ha quedado en el tintero de las promesas al menos por más de 30 años. Uno de los principales obstáculos que motivan una deficiente atención médica y la falta de medicamentos es que los gobiernos destinan el mismo presupuesto a este renglón que hace 3 décadas, a pesar de que las necesidades se han multiplicado con creces.

Actualmente en Panamá uno de los principales problemas es la escasez de algunos medicamentos tanto en la Caja de Seguro Social (CSS) como en los hospitales públicos.

Y es que la escasez de medicamentos desmejora drásticamente la calidad de vida de los enfermos que aún están pagando impuestos a la CSS, sin recibir la atención adecuada.

Curiosamente, actualmente hay por lo menos cuatro propuestas en la Asamblea Nacional de Diputados para tratar de mejorar la problemática de falta de medicamentos en el país que afecta a las entidades públicas, pero no se avanza de ahí.

Y es que el Estado no ha sido un buen administrador. En un escenario ideal el Estado define los precios de su lista de medicamentos de los que considera esenciales y de uso indispensable. Eso tendría que ser parte de una reforma o transformación total del sistema que corresponde al Estado, puede ponerse el nombre que se quiera a esta entidad, pero será la encargada de comprar todos los medicamentos, inclusive para los sectores privados. Sería optimizar los fondos disponibles hoy más la manera de agregarle más porque me llama la atención creer que con el mismo presupuesto queramos resolver los problemas que hemos visto que por décadas no los podemos resolver.

Por ahora, los pacientes deben seguir gastando de su bolsillo y aprovechando los días de descuento en las farmacias privadas para tratar de ahorrar algo.

Estudiante de la Universidad Interamericana de Panamá, Centro de Maestrías y Posgrados