Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Pedro Moreno—Patiño

Columnistas

Incidencia empresarial en los foros públicos

Las convocatorias a formar parte de organismos alternos para el fortalecimiento de la democracia, son, en su mayoría, copados, abarrotados por las distintas denominaciones de la clase empresarial como representantes o delegados, dándoles su condición de vocerías debidamente financiados y constituidos para tal fin, vistos en sus articulaciones de la llamada sociedad civil.

Las convocatorias a formar parte de organismos alternos para el fortalecimiento de la democracia, son, en su mayoría, copados, abarrotados por las distintas denominaciones de la clase empresarial como representantes o delegados, dándoles su condición de vocerías debidamente financiados y constituidos para tal fin, vistos en sus articulaciones de la llamada sociedad civil.

El sistema imperante no permite, debido a su rigidez y a la automatización de las personas, sobre todo de la clase trabajadora, que participen, debido al constante ajetreo en el cual se desenvuelven, por las presiones económicas de los tiempos actuales de crisis. El agotamiento físico y psicológico hacen mella en su fisonomía, abonando el cansancio producto de estos elementos psicosociales que tenemos que enfrentar a diario, aunque estén ávidos por participar y tener clara su posición en cuanto al manejo político que vienen ejecutando los grupos elitistas de poder.

Su participación es mínima en estos recintos para deliberar y llevar sus propuestas, es allí donde la ventaja numérica favorece a los enviados por los grupos económicos de poder, para gestionar sus agendas, que convergen en supuestas pretensiones positivas que al final se transforman en el clásico lampedusiano como efecto ulterior.

Sin embargo, nuestra acuciosidad por identificar el problema es importante exponerlo, pero más importante es procurar una solución, ya que es imperante, urgente la participación de los sectores sociales y trabajadores por las razones expuestas, pues, al no tener el espacio para dirigirnos, tampoco tendremos la oportunidad de denunciar estos actos que tienen absorbidos estos organismos, que, aunque necesarios, no cuentan con el quorum representativo. Siendo las minorías que dominan y las mayorías excluidas o con una participación ínfima sin voto en los diferentes foros nacionales.

La comunión entre la partidocracia y el poder económico es un vínculo inexorable, del cual es importante hacernos visibles y participativos para buscar el balance y contrapeso, que, sin lugar a dudas, sería darle la autenticidad y legitimidad de la participación ciudadana.

Acudamos, saquemos fuerzas y representemos verdaderamente a las mayorías relegadas. Así se lograrán los cambios pertinentes requeridos para la consolidación de las instituciones dominadas por el poder económico y al servicio de la “corruptocracia” proveniente de la incidencia empresarial en los foros públicos como primer escalón de dominio y paralelo con las intenciones de sus ejes, que no es más que tener el control total político para generar sus enormes riquezas a cualquier costo, en detrimento de la ciudadanía explotada. ¡Acción!

Ciudadano independiente.