Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Juan Clarós

Columnistas

Pez león, invasor peligroso del Caribe panameño

El pez león es un pez de color café con largas líneas blancas de apariencia inofensiva, originario del océano Indico, es una especie territorial, que posee hábitos nocturnos.

El pez león es un pez de color café con largas líneas blancas de apariencia inofensiva, originario del océano Indico, es una especie territorial, que posee hábitos nocturnos.

Durante el día permanece inactivo, oculto entre las cavidades del arrecife. Su presencia en las costas de la Florida, EU, datan aproximadamente de 1992, cuando se empezaron a dar los primeros reportes de su presencia, de ahí se ha expandido por todo el Caribe, creciendo sus poblaciones de manera exorbitante, convirtiéndose en un depredador voraz y un gran peligro para los ecosistemas marinos y costeros.

Panamá no escapa a esta realidad, en nuestras costas caribeñas se ha encontrado un gran número de individuos habitando los arrecifes coralinos y fondos rocosos, a profundidades entre los 2 y 300 metros. Su presencia en nuestras costas se reportó desde el 2008, en el área protegida del Parque Nacional Portobelo, Colón, luego en Bocas del Toro y la Comarca de San Blas. Se desconoce actualmente con exactitud el tamaño de la población, pero sí se sabe que no tiene depredadores naturales, lo que ha contribuido a que su población crezca descontroladamente.

La presencia del pez león en el Caribe panameño representa una gran amenaza, pues posee un apetito voraz, puede comer casi cualquier cosa y tiene mecanismos de reproducción rápida, lo que lo convierte en un depredador exitoso que está causando daños irreversibles, poniendo en riesgo la pesca artesanal, la industria pesquera, el turismo, los ecosistemas y la biodiversidad marina.

¿Qué impactos está generando este pez invasor en nuestras aguas del Caribe? El impacto en el Caribe panameño es directo, ya que se alimenta de pequeños peces, moluscos y crustáceos, se cree que son capaces de limpiar un ecosistema coralino en un 90 % y pueden comerse hasta 30 peces en 45 minutos, perturbando el equilibrio ecosistémico. No solo reduce la abundancia y la diversidad de peces de arrecife, base del turismo de buceo, sino que está impactando nuestra economía local, afectando la pesca artesanal y a la vez al turismo por la degradación de sus atractivos en los sitios naturales.

Desde el 2014 a la fecha la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP) y la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), han unido esfuerzos desde, para capturar y monitorear este pez invasor.

Se han realizado distintas actividades entre las que destacan torneos de captura del pez león, ferias ambientales para dar a conocer sobre este invasor, principalmente en el área del Parque Nacional Portobelo y en Bocas Del Toro, logrando así buenas capturas; sin embargo, no se ha podido disminuir la cantidad de pez león y a la fecha continuamos capturando un gran número de individuos en las distintas actividades que realizamos a nivel nacional.

En la actualidad, hemos recurrido a nuevos aliados para combatir esta gran amenaza, con apoyo de la ARAP, la Cámara Marítima, Scuba Panamá y otras instituciones se está tratando de montar una Estrategia Nacional en el Caribe panameño, buscando controlar y monitorear a este pez. En la última actividad de captura del pez león en las áreas del Parque Nacional Portobelo, se promocionó el eslogan “No comas tiburón, coma pez león”, para que las personas conozcan que la carne de este pez es deliciosa, atractiva a la vista, no es venenosa y se puede consumir sin ningún problema.

Oceanólogo