Temas Especiales

04 de Jul de 2020

Dialys Ehrman

Columnistas

Beijing+25 y mujeres indígenas

Beijing+25 representa un capítulo muy importante en la vida de las mujeres en el mundo, en especial para las Mujeres Indígenas. .

Beijing+25 representa un capítulo muy importante en la vida de las mujeres en el mundo, en especial para las Mujeres Indígenas.

La Conferencia de Beijing, en 1995, fue uno de los primeros espacios internacionales en donde las mujeres indígenas alzaron sus voces en conjunto, reafirmando los derechos colectivos de sus pueblos, pero demandando respuestas a sus demandas particulares.

Las Mujeres Indígenas elaboraron la “Declaración de las Mujeres Indígenas del Mundo”, en la cual afirman su identidad y su lucha, la cual inicia recordando la relación de la vida y la feminidad con la Tierra, pero, ante todo, la relación holística e integral entre los seres humanos, la naturaleza y la reciprocidad necesaria para la mutua protección.

En el período comprendido entre 1994, 1995 y 2005, hubo un proceso amplio de surgimiento de organizaciones de mujeres indígenas desde lo local, nacional e internacional, naciendo así, en 1995, el Enlace Continental de Mujeres Indígenas (ECMIA), que este año 2020 está conmemorando sus 25 años de fundada, la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México en 2004 (AMICAM-Alianza) y la Red de Mujeres Indígenas por la Biodiversidad.

Es así como, a partir de 1995, comienzan las mujeres a organizarse, a participar en diferentes espacios, a fin de contribuir como una voz propia y tener incidencia en temas de interés para las mujeres de Abya Yala.

La Plataforma de Acción de Beijing es un instrumento importante para los pueblos y las mujeres indígenas. A través de nuestras organizaciones ECMIA y Alianza participamos en la evaluación de Beijing+5, la cual nos impulsó a conocer nuestros derechos e identificar cuando nos están siendo violados y nos permitió promover y generar una mayor conciencia en los Gobiernos de las problemáticas indígenas. Haber participado en Beijing+5 fue importante, ya que desde entonces nos hemos articulado con otras mujeres a través de los Caucus.

En la 49 sesión de la Comisión sobre el Estatus Jurídico y Social de la Mujer de la ONU (CSW), conocida como Beijing+10, donde se hizo la evaluación de la Plataforma de Acción de Beijing, las mujeres indígenas pudimos definir una estrategia, tener una propuesta concreta y contar con espacios de capacitación, aprendimos sobre las funciones del Relator Especial, el Protocolo de la CEDAW y los ODM. Como resultado se hizo una serie de recomendaciones a los Gobiernos, entre las que se destacan: a) Reafirmar y aplicar la Plataforma de Acción de Beijing; b) La adopción de los Derechos de los Pueblos Indígenas; c) Que los temas de mujeres indígenas sean transversalidados en el Sistema de las Naciones Unidas y los Gobiernos; d) Que los Gobiernos protejan los derechos fundamentales de las mujeres indígenas, tales como el derecho a la vida libre de violencia, el derecho a un trabajo digno y sin cargas excesivas, el derecho a la educación y garantizar la participación de las mujeres indígenas en la elaboración de políticas públicas.

En Beijing+20, igualmente se llevó a cabo el quincuagésimo noveno período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW59), en la sede de la ONU, en Nueva York, donde se evaluaron sobre los progresos alcanzados en la implementación de las 12 esferas de acción de la Plataforma de Acción de Beijing, donde igualmente las Mujeres Indígenas participamos.

En esta ocasión, en el marco de Beijing+25, las Mujeres Indígenas del mundo también estaremos llevando a cabo diferentes actividades desde lo local, nacional, internacional y mundial para conmemorar los 25 años de la Plataforma de Acción de Beijing, que si bien es cierto es un compromiso de los Estados y sus Gobiernos en la implementación de sus 12 ejes temáticos, a través de políticas públicas a favor de la mujer en el mundo, no es menos cierto que precisamente para la mujer indígena marca un antes y un después, toda vez que ha jugado un rol importante frente a los Estados nacionales, los organismos de cooperación y ante las agencias de las Naciones Unidas, la promoción de las esferas de acción de la Plataforma de Acción de Beijing.

En Resumen, podemos concluir que en estos 25 años de proceso organizativo de las Mujeres Indígenas en el mundo y en especial en el continente Abya Yala, a través de nuestra Organización Madre el Enlace Continental de Mujeres Indígenas (ECMIA), la Regional, la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México, la Organización Madre en Panamá, la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas de Panamá Conamuip, junto a sus organizaciones miembros locales y nacionales, como la Unión Nacional de Mujeres Kunas “Nis Bundor”, hemos podido lograr lo siguiente:

• Fortalecer los Procesos Organizativos de las Mujeres Indígenas.

• El Empoderamiento de las Mujeres Indígenas.

• Se han desarrollado liderazgos experimentados y reconocidos a nivel comunitario, nacional, regional e internacional.

• Formación en el conocimiento de los Instrumentos Internacionales sobre derechos indígenas y derechos de las mujeres.

• Fortalecer el vínculo y alianzas entre las redes de organizaciones de mujeres.

• Potenciar y facilitar la participación de las mujeres indígenas jóvenes desde lo local, nacional e internacional.

• Capacitación y Formación de mujeres sobre los 12 ejes temáticos de la Plataforma de Acción de Beijing, los ODM y los ODS.

• Formación en Negociación e Incidencia Política mediante el cabildeo de alto nivel.

• Desarrollo y capacidad de gestión, elaboración y ejecución de proyectos a nivel local, nacional e internacional.

• Contamos con alianzas fortalecidas y en construcción con instituciones de Educación, Organismos de la ONU, con Organismos Multilaterales, Sectoriales, Movimientos Sociales, Feministas, Afrodescendientes y otros.

• Contamos con mecanismos de comunicación y difusión de nuestros principios y actividades a nivel nacional e internacional.

• A ser emprendedoras y empresarias.

• Contribuido al desarrollo de nuestros pueblos y naciones.

• Crecimiento personal y colectivo.

¡Vivan las Mujeres, vivan las Mujeres Indígenas!

Abogada