Temas Especiales

15 de Jul de 2020

Samuel A. Mowatt J.

Columnistas

El PRD ante su encrucijada

“Estando en juego el futuro del país, [...], exhortamos a todos los que creyeron y creen en el Ideario del Gral. Torrijos a que exijamos a la dirigencia retomar nuestros principios ideológicos [...]”

El once de marzo del presente año el PRD cumplió su cuadragésimo primer aniversario de fundación, por lo que es imperativo un exhaustivo examen y análisis sobre el quehacer del colectivo; y, sobre los acontecimientos sociales, políticos y económicos que, en una u otra forma, determinarán nuestro futuro.

Mediante el Tratado Torrijos-Carter se resolvió lo del enclave colonial, la “Quinta Frontera”, quedando por resolver lo pertinente a las estructuras de injusticias que en lo social y en lo económico se mantenían y aún se mantienen latentes en nuestra sociedad.

Varios actores sociales del “proceso revolucionario”, junto al Gral. Omar Torrijos y militares identificados con la causa, forjaron la estructura política para la unidad y participación ciudadana, contribuyendo conjuntamente con sectores sociales, como los indígenas, campesinos, obreros, empresarios, estudiantes u otros, a garantizar la plena participación de la geografía humana panameña en la toma de decisiones sobre las políticas públicas de Gobierno.

Durante la administración del Gral. Torrijos se dio un extraordinario progreso social y económico, cuando fortaleció la clase profesional y popular; y, cuando impulsó los grandes proyectos de infraestructura en el país, se crearon nuevos polos de desarrollo económico, tales como: Corporación Azucarera “La Victoria”, hidroeléctricas Bayano y Fortuna, creación de la Universidad Tecnológica, fortalecimiento de la Universidad de Panamá con los centros regionales, nuevas entidades centralizadas y descentralizadas de la administración pública, creación del Intel, el IRHE, el INDE y el INAC, construcción de viviendas (Santa Librada, Los Libertadores, Santa Marta, Chucunaque, el Tuira y San Joaquín), construcción de vías públicas (12 de Octubre, Ricardo J. Alfaro, etc.); y, con la creación del Seguro Educativo, se promocionó el Crédito Educativo, becas para secundaria y  de formación profesional, educación sindical, educación cooperativa, educación agropecuaria, educación radial y televisada, para garantizar la educación que la población y el país requerían.

Los dirigentes del PRD que se sucedieron, en forma involuntaria o por omisión, descuidaron la tarea de activar los frentes de masa, los círculos de debate sobre los problemas nacionales, el fomento de los centros de formación y capacitación de los nuevos inscritos para mantener nuestra génesis e historia política; y, sobre todo, se olvidaron de la lección del Gral. Torrijos, cuando afirmó que “el PRD se había fundado con la intención de que el Gobierno lo tuviese como primera base de sustentación, porque está supuesto a ser el torrente circulatorio que alimente al organismo político”.

Estando en juego el futuro del país, y consecuentemente el PRD, exhortamos a todos los que creyeron y creen en el Ideario del Gral. Torrijos a que exijamos a la dirigencia retomar nuestros principios ideológicos para garantizar que el compromiso histórico que tenemos con el país, no sea defraudado.

Miembro fundador del PRD.