Temas Especiales

27 de Jun de 2022

  • Avatar del Modesto A. Tuñón F.

    Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Nuevas tareas cotidianas

Lavarse las manos era una costumbre ocasional. Ya no. Ahora es una constante que no se hace de manera rápida; sino en detalle, meticulosamente y en tiempo establecido.

Lavarse las manos era una costumbre ocasional. Ya no. Ahora es una constante que no se hace de manera rápida; sino en detalle, meticulosamente y en tiempo establecido. Hasta los más desentendidos modifican sus prácticas y se detienen a ejecutar este simple ejercicio de higiene personal. Y el jabón, así como otros elementos caseros que antes eran relegados en los baños y lavanderías, han alcanzado una importancia crucial en la cotidianidad.

Saldo íntimo de la pandemia, que ha tenido la característica de poner a la población de esta 'aldea global', como dijera Marshall MacLuhan, a reaccionar de manera unificada en sus actividades tanto nacionales, comunitarias y domésticas. Esta noción evitaría así, perjuicios por un mal inoculado en ciudades, vías, callejones y en el organismo humano sin dar tiempo a poner en boga cualquier medida preventiva; pese a varios signos de advertencia.

Lecciones que diariamente asumimos mientras guardamos el período de cuarentena para impulsar diligencias que nunca estuvieron en nuestras agendas. Adquiere en este momento valor cada gesto que era inadvertido y que se refiere al bienestar en las circunstancias que nos rodean. El futuro será diferente en la medida que se sobreviva y tengamos otras reglas de convivencia, de movimiento y hasta de ubicación en los espacios sociales.

Es un proceso nuevo que tiene plurales niveles. Hay escalas que se inician en el núcleo familiar y desde allí se incrementan en espiral hacia espacios más amplios. Surge preguntarse ¿cómo afectan estos fenómenos a otros componentes de la sociedad en el contexto del ámbito de influencia? Por ejemplo, ¿qué aprenden los municipios con la crisis para hacer más eficiente su gestión y cómo se adecuarán?

Según las noticias que provienen de los medios de comunicación del país, hay un clamor de los municipios porque la parálisis no les permite satisfacer la planilla, que aparentemente es la tarea fundamental en las dinámicas de esos gobiernos locales. Pareciera que no han enfocado que a su alrededor se presenta un panorama que modifica toda intervención individual y grupal y se requiere despertar la conciencia para preparar las políticas de trabajo.

Una empresa de la ciudad decidió utilizar un procedimiento para desinfectar un cierto sector donde se desenvuelve. Para tal fin, utilizó un producto casi casero y logró su cometido. ¿Será que ahora aprenderemos que la urbe requiere una limpieza profunda? En otros países, cada alcaldía se encarga de lavar calles y aceras sistemáticamente como parte de las tareas que procuran una metrópoli más hospitalaria tanto para la población como el turismo.

Esta será una experiencia aleccionadora de la Alcaldía de Panamá y una oportunidad para organizar a las distintas juntas comunales. Vehículos y cuadrillas que empiecen desde calle Primera en San Felipe y recorran hasta la calle 27 de Chorrillo, así como las avenidas Octava Sur, A, Central, B y la Eloy Alfaro. Y a partir de allí, se coordine en el resto del perímetro urbano. Es un buen ejercicio de organización para involucrar a los corregimientos.

Un proyecto de tal dimensión modificaría totalmente la perspectiva de la principal comuna en Panamá. Es lógico que obligaría a instrumentar la tecnología adecuada respectiva, un presupuesto que cambiaría el perfil de la capital y encaminaría a sus habitantes a nuevas preocupaciones. Porque se trata de que la entidad asuma este nuevo conocimiento y, en consecuencia, la comunidad logre el aprendizaje concreto de la relación individuo-ambiente.

No se puede superar la realidad actual en medio de un mal cuyo atributo es aprovecharse del deterioro sanitario. La urgencia de espacios citadinos saludables es una de las enseñanzas de la crisis y ella viene con una lista de responsabilidades que involucran responsablemente a los ciudadanos y su entorno. Es otro de los legados del coronavirus.

Periodista