Temas Especiales

25 de Jun de 2022

  • Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

    Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

Cuando nos volvamos a ver…

“Hago votos porque nuestro Gobierno incluya estas experiencias exitosas en la hoja de ruta para el levantamiento de nuestra cuarentena. Y ya lo sabes panameño, cuando nos volvamos a ver, espero verte con tu mascarilla puesta […]”

Los Gobiernos de todo el mundo están tratando de encontrar la manera de salir de sus cuarentenas por COVID-19. Varios otros países europeos, están reabriendo guarderías, escuelas y comercios a medida que sus esfuerzos para detener la propagación del COVID-19 comienzan a dar sus frutos. Por nuestra parte, aunque las autoridades no mencionan una fecha específica para levantar la cuarentena, ya se habla de la elaboración de una “hoja de ruta” para el levantamiento programado de la cuarentena, un plan de reapertura comercial, que dará prioridad a los sectores de la economía que han resultado más afectados, y a las regiones del país donde se ha reportado una menor propagación del virus COVID-19.

“[…] muchas de estas nuevas reglas son copiadas de la experiencia de China, lo que, según su Gobierno, ha evitado una segunda ola de infecciones. En Beijing, los empleadores deben mantener separados a sus empleados […]”

Son muy buenas noticias, de eso no hay duda, pero, como señalé en mi artículo previo, subrayo ahora que, el levantamiento de la cuarentena no va a ser para que salgamos en pandilla a abrazarnos y besarnos como si el virus no estuviera esperándonos. No señores, no podemos olvidar que la gran mayoría de nuestra población, probablemente alrededor del 90 %, aún no ha sido expuesta al virus, lo que los deja como personas susceptibles de contraer la enfermedad. Hasta que haya una vacuna disponible, el Gobierno, con la participación efectiva de la comunidad, deberá mantener las personas infectadas en cuarentena para evitar el resurgimiento de la enfermedad.

Por esa razón, la población que vaya saliendo progresivamente de la cuarentena, deberá mantener de forma firme, efectiva y comprometida, las medidas de distanciamiento social e higiene personal, que hemos aprendido en este período. Esas deben convertirse en costumbres y hábitos permanentes, y quedarnos como enseñanzas para siempre. De lo contrario, el niño que va a la escuela, o el joven que sale a trabajar, o el jubilado que va a la farmacia o al supermercado, recoge el virus que ha estado esperando pacientemente, se lo lleva para la casa, contagia y enferma a su familia.

En ese sentido, de acuerdo con investigación llevada a cabo por The Economist, los países europeos han establecido normas de higiene y distanciamiento social para garantizar un retorno saludable a los negocios. Muchos han ordenado el uso de mascarillas en los espacios públicos, incluso en el trabajo. Las tiendas en muchos países tendrán que limitar el número de clientes en cualquier momento. Las directrices de Noruega, publicadas el 15 de abril, dicen que los niños en guarderías deben dividirse en cohortes más pequeñas, con niños de tres años en grupos de tres y niños mayores en grupos de seis; A cada grupo se le asignará un adulto. Los cambios en las cohortes se permitirán no más de una vez por semana.

“[…] de acuerdo con investigación llevada a cabo por The Economist, los países europeos han establecido normas de higiene y distanciamiento social para garantizar un retorno saludable a los negocios”

El mismo reportaje también informa que, muchas de estas nuevas reglas son copiadas de la experiencia de China, lo que, según su Gobierno, ha evitado una segunda ola de infecciones. En Beijing, los empleadores deben mantener separados a sus empleados, por lo que muchas empresas solo tienen una fracción de sus trabajadores en el lugar todos los días, y el resto trabaja en casa siempre que sea posible. Los restaurantes deben limitar el número de clientes para mantenerlos separados. Las escuelas chinas que dieron la bienvenida a sus alumnos introdujeron medidas para minimizar las infecciones: ventilación constante de las aulas; espacio extra entre escritorios; limpieza frecuente y desinfección; la reducción del tamaño de las clases; tiempos de despido escalonados, para evitar aglomeraciones; Asientos asignados e instalación de tabiques en comedores. La lista sigue y sigue. Y los funcionarios enfatizan que retrocederán y harán ajustes si ven signos de una segunda ola.

Hago votos porque nuestro Gobierno incluya estas experiencias exitosas en la hoja de ruta para el levantamiento de nuestra cuarentena. Y ya lo sabes panameño, cuando nos volvamos a ver, espero verte con tu mascarilla puesta, con tus manos bien lavaditas, y por favor, mantén la distancia, no me abraces ni me beses. Tengamos paciencia, ya tendremos tiempo para eso cuando todos estemos vacunados y con inmunidad.

Médico, miembro de la Comisión Asesora del Minsa para enfrentar la Epidemia del Coronavirus.