Temas Especiales

08 de Feb de 2023

  • Abilio Abel González López

Columnistas

Cuidado con el abuso de las tarjetas de crédito

“Sea cauteloso y no utilice la tarjeta de crédito para comprar lo que no esté en condiciones de pagar”

Frente a la pandemia, muchos consumidores están utilizando con frecuencia la tarjeta de crédito para pagar cualquier compra, aunque sea mínima, sin tener en cuenta que su uso es equivalente a la adquisición de una nueva deuda con altos intereses, que puede extenderse según la capacidad de pago de cada tarjetahabiente.

Si el endeudamiento por crédito de consumo, antes de esta situación por la COVID-19, era cada vez más alto en nuestro país, ahora se ha incrementado doblemente, porque muchos buscan un alivio económico y ven en las tarjetas de crédito una solución financiera pronta y accesible.

Parece muy fácil, pero hay que considerar que este tipo de compras tiene su costo. Con todos los problemas económicos, el manejo del crédito o de las deudas en general, se pone difícil cada día. Sin embargo, si se aplica una buena administración financiera se puede lograr una solución y aprovechar los beneficios de mantener una buena referencia crediticia.

Los consumidores deben recordar que las tarjetas de crédito o dinero plástico son una herramienta formidable de financiación y un método de pago alternativo. No deben utilizarse para cubrir las necesidades que pueden solventarse con los ingresos, tales como el pago de servicios públicos, las compras de víveres y demás.

El otro error de muchos tarjetahabientes es retirar efectivo como si fuera una caja menuda, olvidando que esto es un préstamo, y que deben pagar cargos adicionales más los intereses. Tener la tarjeta al tope del límite de crédito, puede provocar sobregiro con los cargos mensuales o la anualidad.

Es importante saber usar sabiamente las mismas, porque pueden causar un desbalance en el presupuesto personal y familiar. Excederse en su límite de crédito le ocasionará tener un pago mínimo de mantener.

El dinero es fuente de satisfacciones, pero también puede causar intensas frustraciones. Hacer buen uso de este se logra, si se toman las decisiones sabiamente. Sea cauteloso y no utilice la tarjeta de crédito para comprar lo que no esté en condiciones de pagar. Es mejor comparar, que actuar impulsivamente. Resista a las compras impulsivas, recuerde que las deudas siempre implican un riesgo, el riesgo de producir un daño a las finanzas personales y familiares; y, peor aún, provocar la pobreza si se abusa de ellas.

Comunicador social.