Temas Especiales

08 de Feb de 2023

  • Avatar del Modesto A. Tuñón F.

    Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Historias para el aprendizaje

El lenguaje literario tiene como característica principal, que utiliza múltiples opciones de expresión para imaginar, recrear, situar o matizar un suceso.

El lenguaje literario tiene como característica principal, que utiliza múltiples opciones de expresión para imaginar, recrear, situar o matizar un suceso. Puede parecer sencillo, pero es la elección más complicada porque recoge y aplica una variada cantidad de modos, que emplea al brindar el clima específico que requiere un hecho determinado; “la potencialidad que posee cada una y de la composición de tramas en busca de la belleza.”

Así, diría Aristóteles al definir su 'ars poética'. Allí explicó sobre la estructura de la tragedia y la epopeya, dos de los grandes ámbitos creativos y de donde surge la sistematización de la narrativa y su capacidad de formular mundos con sus respectivas atmósferas. Era una disposición muy antigua de reproducir los grandes acontecimientos que envolvían a los grupos humanos y sus aventuras a través de la verosimilitud.

Esta diversidad de elementos da al relato una riqueza y fija para la posteridad, condiciones temporales, espaciales y hasta del propio desenvolvimiento de los sentimientos que anidan en el escenario cerebral. Así trascienden el rencor en Electra, el complejo de Edipo, la venganza en Ulises o la paciencia de Penélope. Modernamente, la fatalidad de Santiago Násar o la predestinación del asesino de El hombre que amaba a los perros.

Esta forma de relatar, le confiere al cuento muchas utilidades. Una de ellas está vinculada con la enseñanza en cualquiera de sus niveles. Con la lectura, se pone a quienes aprenden en situaciones que les hacen reflejarse dentro del argumento y así estimular sensaciones de todo tipo. Esto contribuye con la formación del sujeto que se involucra en la aventura y que pone en acción, aquellos factores que condensan la fábula.

En las páginas o en la voz que surge de los recuentos, se reproduce la vida cotidiana; pero no aquella simple, superficial o banal, sino la que “encierra también lo patológico, lo incomprensible, lo contradictorio”, como plantea Daniel Prieto Castillo en Voluntad de verdad y voluntad de espectáculo. Y agrega que hay allí “desde las más rutinarias conductas hasta explosiones de violencia propias de las relaciones más inmediatas.”

Astrid Moreira considera que, al utilizar tal herramienta en la formación, se fomenta la imaginación; además, las reflexiones y enseñanzas, el pensamiento lógico y práctico, así como el aspecto emocional propio de esa edad escolar. Mileidy Tiza Martínez, profesora de la Universidad Marta Abreu de Cuba resalta que, en la didáctica literaria, se logra la contextualización del enfoque cognitivo, comunicativo y sociocultural.

El grupo de reflexión Trinka organiza un foro sobre Relatos para la enseñanza a transmitirse por la plataforma Zoom el 22 de octubre. Tendrá la participación del doctor Prieto Castillo, expositor principal y serán comentaristas, la experta Tiza Martínez, el miembro de la Academia Panameña de la Lengua Rodolfo De Gracia, el periodista Carlos Atencio A., director del diario El Siglo y el profesor panameño Juan F. Molina, del Emerson College, Boston.

Afirma Prieto Castillo que ese lenguaje se trata de una fiesta que se arma con un sinfín de ingredientes que juegan con el flujo de lo cotidiano y donde intervienen el retruécano, el doble sentido, la burla, los motes, la tensión narrativa y otras técnicas que enriquecen el universo de la ficción y que ayudan, según este maestro, a domesticar la expresividad. Cuando esto acaece entre los que concurren al aula, se gana en la comunicación.

La estrategia de utilizar ese mundo construido con palabras para inmiscuir a quienes están en fase de aprendizaje, les permite potenciar modos de intercambio y de interlocución. Además, estimula en ellos un mejor uso de la oralidad y elaboración de los mensajes que requieren para satisfacer necesidades. Es preciso integrar sistemáticamente dicho universo discursivo propio de las tareas en los claustros del saber.

Periodista