Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Guillermo Moreno

Columnistas

El bastón blanco, instrumento de autonomía

El 15 de octubre de cada año, se celebra, en todo el mundo, el Día del Bastón Blanco. En 1921, un inglés con discapacidad visual, James Biggs, estrena este aparato.

El 15 de octubre de cada año, se celebra, en todo el mundo, el Día del Bastón Blanco. En 1921, un inglés con discapacidad visual, James Biggs, estrena este aparato. Su creador fue el argentino José Mario Fallótico, pero no pudo patentarlo, y no se le reconoció su mérito. En 1980, a través de la Unión Mundial de Ciegos, se logró su reconocimiento internacional.

El bastón blanco es una vara larga, ligera y de punta roja, sus portadores son personas con discapacidad visual, se usa para lograr desplazamientos de manera autónoma y segura. Este instrumento nos permite independencia e igualdad, siempre está a la disposición nuestra, nunca dice que no.

Su uso depende de la técnica, por ejemplo: en la de Hoover, la mano debe sujetar el bastón con el dedo índice extendido a lo largo de la parte plana del mango y los dedos restantes aferrando la empuñadura, el mismo debe colocarse en diagonal, moverse rítmicamente de derecha a izquierda haciendo un semicírculo imaginario, este semicírculo no debe exceder el ancho de los hombros de la persona que lo utiliza, por delante del usuario debe haber por lo menos un metro. Otra técnica empleada es la del deslizamiento, muy usada en espacios cerrados, el bastón se coloca en diagonal con la punta entre la pared y el suelo.

La punta roja tiene el significado de peligro y, según la posición del que utiliza el aparato, tiene un significado. Al encontrarse a la orilla de una vía pública y al tener el bastón en forma vertical refiere ayuda; si la posición es horizontal que desea cruzar la vía y la responsabilidad de los que observan es ayudarlos.

El bastón blanco nos permite el traslado de un lugar a otro, incluso viajes en terrenos desconocidos, ya sea en el interior o exterior del país.

Hay diferentes tamaños según la estatura de la persona que lo utiliza.

Con la tecnología, existen bastones que cuenta con un dispositivo que le dan a conocer a la persona con discapacidad visual el obstáculo que puede encontrar arriba de su cabeza y de esta forma evita un accidente.

La utilización de este aparato se complementa con un entrenamiento de orientación y movilidad, que permite reconocer por los olores, ruidos y la refracción en nuestros rostros, permitiendo un mejor desplazamiento.

Varios países han impulsado el uso del bastón verde, para identificar a las personas de baja visión, lo cual es cuestionable, pues divide a nuestro grupo. También ha surgido el uso del bastón rojo para distinguir a las personas con discapacidad visual-auditiva.

Estamos de acuerdo con que las personas con discapacidad visual-auditiva utilicen un bastón que los distingan del grupo, puesto que ellos viven en un mundo de silencio total y de oscuridad. Muchos no imaginan lo que significa convivir en este estado.

La comunicación de los que padecen esta doble discapacidad es a través del tacto, como si fuera una telegrafía.

Hacemos un llamado a la toma de conciencia sobre que por ser personas con doble discapacidad no se nos excluya, sino que, a través de la solidaridad, nos hagan partícipes de sus actividades diarias.

No deseamos que la creación de bastones con diferentes colores se convierta en un conflicto en nuestras organizaciones, ya que lo que se busca con esta medida es que la sociedad se percate de que existen persona con distintos grados de discapacidad visual.

Otra medida que podemos adoptar es que en el bastón blanco se coloque una cinta roja para identificar que el portador es una persona con discapacidad visual-auditiva y así minimizamos tantos colores de bastones.

El perro guía en algunos casos puede ser muy útil, pero su costo de entrenamiento y alimentación no están al alance de todas las personas con este tipo de discapacidad; además, lamentablemente, nuestro país no cuenta con escuelas para este tipo de entrenamiento ni la sociedad está preparada para vernos en compañía de estos canes y encontraríamos muchísimos obstáculos de aptitudes de los miembros de la comunidad.

No todas las personas en Panamá con este tipo de discapacidades cuentan con un bastón y entrenamiento para el uso de este, por lo que hacemos un llamado a la solidaridad, compresión, amistad y una verdadera inclusión en la sociedad.

Abogado