Temas Especiales

08 de May de 2021

Avatar del Samuel Lewis Galindo

Samuel Lewis Galindo

Columnistas

José Agustín Arango no aceptó la primera Presidencia

“Entre las razones que le dio a la familia para no aceptar el alto cargo, era que “carecía de dinero para desempeñarlo dignamente”.”

Como descendiente directo del prócer José Agustín Arango (bisnieto), escuché muchos detalles interesantes del prócer, que me transmitieron mis abuelos y mis padres.

Conozco perfectamente muchas cosas desconocidas de su vida, así como de su finca veraniega y de su vieja casa, de la cual solo quedan 12 baldosas, que yo sepa, que mi madre recogió del derrumbe de esta y que yo preservo como un apreciado recuerdo. “La Pradera”, como se llamaba, era una finca muy pequeña por cierto (unas cuatro hectáreas) y estaba situada, en coche, que era el vehículo que se utilizaba en la época, a una hora del centro de la ciudad. Allí, en “La Pradera”, que tenía muchos árboles frutales, se reunía con su familia y también con algunos destacados políticos que iban a visitarlo. Fue donde se inició el movimiento separatista.

Estas fiestas patrias son ocasión muy propicia para hacer unas reflexiones sobre la vida del ilustre compatriota.

Don José Agustín Arango fue el iniciador, propulsor y brazo derecho de la ejecución de nuestra separación de Colombia en 1903.

El prócer Arango no aceptó la primera Presidencia de la nueva República que, entre otros, le ofreció el propio Dr. Manuel Amador Guerrero. Entre las razones que le dio a la familia para no aceptar el alto cargo, era que “carecía de dinero para desempeñarlo dignamente”.

Don Julio B. Sosa, respetado historiador y ganador de muchos premios literarios, escribió una biografía del ilustre prócer. En su obra, Sosa relata muchos hechos de la vida del ilustre patricio desde su nacimiento hasta su muerte, a los 68 años. Su entierro lo pagaron los masones, de cuya secta era miembro.

Sí aceptó el Gran Maestro, como lo denomina el Sr. Sosa, integrarse a la Junta Provisional de Gobierno, de la cual formaron parte además de él, don Tomás Arias y don Federico Boyd, que como una contribución suya y de los otros al fortalecimiento de nuestra independencia, le entregaron al nuevo presidente el borrador de una nueva Constitución, que no se hizo realidad sino cuando asumió la Presidencia don Pablo Arosemena.

Empresario