Temas Especiales

16 de May de 2021

Jorge Delrieu

Columnistas

La igualdad de género se empieza en casa

“[…] el papel de las mujeres es cada vez más destacado y el contar con un entorno más diverso nos permite atender mejor las distintas necesidades de nuestras microempresarias […]”

El mes pasado, conmemoramos el mes de la mujer y, como cada año, son muchas las reflexiones que nos deja esta época, en la que se realza la importancia de la igualdad de género desde todos los ámbitos. La tarea está en nuestras manos y el compromiso es claro, seguir trabajando en favor de la igualdad de género los 365 días del año, con acciones que nos ayuden a construir un entorno más equitativo desde el interior de las organizaciones hacia el exterior de lo que hacemos.

En América Latina, vemos que la participación de las mujeres en el mercado de trabajo con respecto a la de los hombres sigue siendo desigual. De acuerdo con Cepal, la tasa actual de participación laboral de las mujeres se sitúa en 46 %, mientras que la de los hombres en 69 %.

Además, se calcula que la tasa de desocupación de las mujeres llegó al 12 % en 2020, porcentaje que se eleva al 22,2 %, si se asume la misma tasa de participación laboral de las mujeres de 2019. Las cifras revelan que todavía tenemos mucho por hacer y es allí donde el papel de las empresas comienza a tener un rol relevante en el empoderamiento económico de ellas.

Los estudios han demostrado que las empresas que incluyen la participación de la mujer y la equidad en todas las posiciones, desde los más altos niveles, registran un mejor desempeño en todos los aspectos de la eficacia organizacional. Por eso, en Microserfin, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA, donde tenemos un compromiso con el empoderamiento económico de las mujeres microempresarias, somos conscientes de que para llegar mejor a ellas debemos empezar por casa. En este sentido, en nuestra entidad estamos suscritos a los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, una iniciativa conjunta de ONU Mujeres y Pacto Global de las Naciones Unidas.

También, para consolidar nuestra cultura interna de equidad de género, nos centramos en tres líneas accionarias: Formación y sensibilización, Medición, Políticas y Procesos de Talento Humano.

En la primera línea de Formación y sensibilización realizamos talleres, campañas y capacitaciones a través de nuestro campus virtual sobre el valor de la diversidad, sesgos inconscientes y los roles de género. En la segunda línea de Medición, el año pasado participamos por primera vez en el “ranking” PAR de Aequales, para conocer cómo estamos en materia de género, inclusive fuimos la única entidad en Panamá en participar, lo que nos ha permitido revisar nuestras fortalezas y las áreas que debemos mejorar. Acompañado a esto, contamos con un comité de empoderamiento e inclusión, con el fin de garantizar una definición de la estrategia de género al máximo nivel.

Por último, en el tercer frente de trabajo, nuestras Políticas y procesos de talento humano están basados en las competencias, habilidades, capacidades y destrezas de las personas, adicionalmente promovemos el desarrollo profesional con igualdad de oportunidades. De hecho, en el último año el porcentaje de mujeres ascendidas en la empresa fue mayor que el de hombres, 61.6 % vs. 38.4 %.

Con este conjunto de acciones, hemos logrado un Microserfin conformado en un 57 % por mujeres, 45 % de ellas ocupa puestos de mando y la voz de las mujeres tiene una representación del 40 % en nuestro Comité de Dirección. Aunque se han logrado grandes cosas, no podemos quedarnos solo en esto, el papel de las mujeres es cada vez más destacado y el contar con un entorno más diverso nos permite atender mejor las distintas necesidades de nuestras microempresarias, por eso seguiremos trabajando para que la igualdad de género sea parte de todo el quehacer de nuestra entidad.

(*) Gerente de Talento Humano en Microserfin, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA.