08 de Dic de 2022

Columnistas

Un gran acuerdo nacional

“Llaman la atención los diversos movimientos, en lugar de solo uno, con un liderazgo creíble; ya que muchos, lo que hacen es generar confusión de lo que se pretende […]”

Panamá, es un Gran País, con enormes potencialidades, pero totalmente fragmentado, desde el punto de vista social, económico, político, ambiental e institucional; cuya población, en silencio, amanece cada día sobresaltada por tantas muertes de jóvenes en su edad productiva, y la justicia impregnada de corrupción. Silencio que aterra, que aturde, a la sombra de muchas familias sumidas en el dolor por las pérdidas de sus hijos, trabajos, viviendas y sustento de vida.

El horizonte que se vislumbra, tomando en cuenta esta fotografía, es que vendrán días difíciles, en carestía, en delincuencia, con altas demandas sociales, con fracturas institucionales y altamente endeudado. Necesitamos soñar despiertos, que es la forma más maravillosa de soñar, donde veamos otro país con un despertar lleno de esperanzas y viendo hombres en la vida pública con alta sensibilidad moral.

Transparencia Internacional (TI) refleja que Panamá ha desmejorado su posición en su percepción de corrupción entre los años 2019-2020. El estudio subraya el vínculo entre corrupción y salud democrática y sitúa al país entre un régimen hibrido y autocrático y se ubica en el puesto 111 de 180 países, descendiendo 39 posiciones en los últimos seis años. Pienso que un cambio radical, mejorando estos índices, podría elevar positivamente los niveles socioeconómicos y ambientales de Panamá.

Llama la atención que recientemente está surgiendo el tema de UN GRAN ACUERDO NACIONAL, que siente las bases para el adecentamiento político, social, económico y ambiental. Esto Sí que es una ambiciosa estrategia, y que con el Pacto del Bicentenario se pretende sentar las bases para este Acuerdo (es una percepción propia). Pero No es tan fácil y menos con los actuales partidos políticos, por la imagen que han presentado ante la ciudadanía. Entonces, lo más recomendable es ir hacia una constituyente. Pero con los grupos que están promoviéndola el Movimiento Justicia Social, Movimiento Ciudadano Panamá Decide y Firmo por Panamá, no hay sentimientos de confiabilidad, donde se perciben intereses personales. ¿Qué falta? Llaman la atención los diversos movimientos, en lugar de solo uno, con un liderazgo creíble; ya que muchos, lo que hacen es generar confusión de lo que se pretende con las firmas. Si este movimiento no se genera desde el Gobierno, a través de un Referéndum Consultivo, entonces, es necesario que surja solo UNO de la sociedad civil, con liderazgo, sin que sea manipulador ni demagógico, que pueda corroer las bases democráticas.

Necesitamos un movimiento genuino, sin imitaciones, como ha pasado con otros países que promovieron Grandes Acuerdos Nacionales (GAN) que dieron giros políticos impulsando candidaturas para llegar al poder.

Economista y asesora en inversiones.