03 de Dic de 2021

Columnistas

El irrespeto a la Constitución

“Si falto a la verdad, que Oyden Ortega me desmienta. Hay más, pero vamos a dejarlo hasta aquí”

Existe un total irrespeto a nuestra Carta Magna, a pesar de que ella tiene un órgano que, por mandato supremo, es su guardaespaldas, ese no cumple con su deber, nuestra Constitución está huérfana, no hay quien la proteja, los mandatarios y otros funcionarios con poder la violan cuando quieren y como les plazca, está embarazada y no se sabe quién es el padre de la criatura.

El artículo 206 de la Carta Magna dice taxativamente que: “La Corte Suprema de Justicia tendrá, entre sus atribuciones constitucionales y legales, las siguientes:

La guarda de la integridad de la Constitución para lo cual la Corte en pleno conocerá y decidirá, con audiencia del Procurador General de la Nación o del Procurador de la Administración, sobre la inconstitucionalidad de las Leyes, decretos, acuerdos, resoluciones y demás actos que por razones de fondo o de formas impugne ante ella cualquier persona.

Cuando en un proceso el funcionario público encargado de impartir justicia advirtiere o se le advirtiere alguna de las partes que la disposición legal o reglamentaria aplicable al caso es inconstitucional, someterá la cuestión al conocimiento del pleno de las Corte, salvo que la disposición haya sido objeto de pronunciamiento por parte de ésta, y continuará el curso del negocio hasta colocarlo en estado de decidir.

Las partes sólo podrán formular tales advertencias una sola vez por instancia”.

Analizando lo dispuesto por la propia norma supra, nos hacemos las siguientes interrogaciones:

¿DÓNDE ESTABA LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, la que tiene la responsabilidad de la guarda de la integridad de la misma, cuando el entonces presidente de la República, doctor Ernesto Pérez Balladares, estaba violando el párrafo primero, numeral primero del artículo 258 de la norma supra que dice taxativamente que “Pertenecen al Estado y son de uso público y por consiguiente, no pueden ser objeto de apropiación privada? Entre esos bienes que describe el párrafo primero de la norma citada se encuentran los puertos: ¿DÓNDE ESTABA LA CORTE SUPREMA, cuando el entonces presidente Balladares estaba violando las comunicaciones?, ¿DÓNDE ESTABA LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA cuando Balladares estaba violando el párrafo tercero de la misma norma, párrafo que prohíbe privatizar las aguas destinadas al servicio público de producción de hidroeléctricas?, en ese caso privatizó el IRHE y la potabilizadora.

¿DÓNDE ESTABA LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA CUANDO VIOLÓ EL ARTÍCULO 297 DE LA NORMA SUPRA? Ese artículo dice taxativamente que “La explotación de los juegos de suerte y azar y de actividades que originen apuestas solo podrán efectuarse por el Estado. ¿En manos de quién están el hipódromo, los casinos? Nos preguntamos ¿quién es el dueño de Bingo 90?

Definitivamente, el doctor Ernesto Balladares, fue un dictador, tenía el control total de la Asamblea de la época, que era total PRD, y el de la Corte Suprema de Justicia. Ejemplos sobran, solo hay que revisar el caso de Mario Miller, los de Diógenes Tinoco, Manuel de la Hoz, el licenciado Oyden Ortega y Miguel Bush Ríos, quienes se opusieron a la privatización del Idaan y por ello los mandó al ostracismo. El único que salió de ese ostracismo fue Oyden Ortega, porque Martín Torrijos lo nombró magistrado de la Corte. Si falto a la verdad, que Oyden Ortega me desmienta. Hay más, pero vamos a dejarlo hasta aquí.

Abogado

***