Temas Especiales

19 de May de 2022

Columnistas

Problemas estructurales de la CSS

“[…] en Panamá, los directores ejecutivos llegan de la mano del nuevo director general, desdeñando a los institucionales, […]”

Desde hace algún tiempo, hemos venido sosteniendo que la CSS tiene una deficiencia gerencial que, de no resolverla, los problemas que estamos tratando de corregir serán recurrentes, si continuamos con el mismo estilo de gerenciar la organización más compleja del país.

En primer lugar, diríamos que la estructura organizacional debemos revisarlas, hay direcciones ejecutivas que no tienen piso; es decir, no tienen unidades administrativas que las sustenten y, además, no son sustanciales a las funciones de la CSS, que es tanto como decir que tenemos una universidad sin que haya colegios primarios y secundarios.

De pronto, la estructura organizacional podría funcionar si sus directores fuesen elegidos por méritos, apartados de los compromisos políticos y que fuesen institucionales, en el sentido de que surjan de la organización y los que no están dentro, compitan en los conocimientos y experiencia con los colaboradores de la institución que aspiran a esos puestos.

Para poner en contexto lo que hacemos en Panamá, hemos encontrado el referente de la CCSS de Costa Rica, donde el presidente ejecutivo es quien preside la institución y es, a su vez, presidente de la Junta Directiva, es elegido por los miembros de la Junta Directiva por sus méritos, de manera que allí no hay la dicotomía de que, cuando señalamos algún problema, la Junta Directiva nos dice que ese un tema de la Administración y esta a su vez se excusa, que lo realizado tiene fundamento legal, porque fue aprobado por la Junta Directiva, mientras los asegurados tenemos que conformarnos viendo este escenario, donde no se resuelven los problemas.

Dentro de este mismo orden de ideas, el director general corresponde a lo que en Costa Rica es el gerente general, quien, además de ser un médico prestigioso, es especialista en administración de hospitales y en gerencia de servicios de salud.

“[…] la estructura organizacional debemos revisarlas, hay direcciones ejecutivas que no tienen piso; es decir, no tienen unidades administrativas que las sustenten […]”

El cuerpo directivo lo componen 6 gerentes, mientras que nosotros tenemos 9 directores ejecutivos, y todas las gerencias son funciones sustantivas de la Seguridad Social, mientras que acá tenemos funciones a nivel de Dirección Ejecutiva, que, si bien son importantes, no hay una justificación para que tengan esa categoría. A manera de ejemplo, la Gerencia de Logística, es dirigida por un farmacéutico, posee una maestría en Gerencia de Servicios de Salud y cuenta con amplios conocimientos en Farmacoeconomía, Planeación y Ejecución de Proyectos. Esta es la unidad gerencial que se ocupa de la adquisición, distribución y entrega de medicamentos, que en Panamá es el talón de Aquiles, esta función está asignada a una unidad administrativa subalterna, no es una Dirección Ejecutiva, mientras que sí lo es la Dirección Legal.

Todos los gerentes son elegidos por concurso y son designados por la Junta Directiva por un periodo de seis años, todos son institucionales, con formación académica y tienen como formación complementaria estudios en Gerencia de Servicios de Salud y temas afines.

Recientemente, fueron elegidos el gerente financiero y el gerente de Infraestructura y Tecnología, ambos por méritos y en concurso de oposición y son institucionales con experiencia en seguridad social; mientras que acá en Panamá, los directores ejecutivos llegan de la mano del nuevo director general, desdeñando a los institucionales, que aquellos que no puede despedir, continúan en la institución, engrosando la planilla de la CSS. En la Dirección Ejecutiva de Infraestructura y Servicios de Apoyo, en esta administración, se ha nombrado a cinco personas en este cargo, habría que preguntarse qué ha ocurrido, y otro tanto ha sucedido en la Dirección Ejecutiva de Prestaciones Médicas.

La designación de los directores ejecutivos nos hace recordar la figura del demiurgo, del maestro, creador, que tiene poderes, pero lo utilizan para manipular. Cuentan que un hombre que gozaba del aprecio y estimación del demiurgo fue designado para un cargo, este tratando de ser honesto, le dijo que no tenía aptitudes para el puesto, y el demiurgo le contesta “eso no importa, después que me acompañes en mi gestión y pueda gozar de tu confianza, lo demás no interesa”.

Gerente de Servicios de Salud.