Temas Especiales

17 de May de 2022

Columnistas

Panamá debe ser neutral y no alinearse con ningún 'imperio'

“¿Por qué Panamá no puede comerciar con todos los países del mundo, incluyendo China y Rusia?”

No cabe duda de que la influencia de algunas caricaturas infantiles, como Mickey Mouse y el Pato Donald continúan revoloteando en la mente de muchos latinoamericanos, quienes siguen pensando que EUA es un referente para cualquier tipo de relaciones o la tabla de salvación para sus problemas más urgentes.

La cautividad de espectadores que solo ingerían películas “wollywoodenses” y en las cuales Superman y Rambo eran héroes indiscutibles ante “amenazas” del exterior con sellos chinos o rusos sigue estando presente en forma de “chip” a la hora de opinar verbalmente o de manera escrita. Este tipo de influencia, la verdad es que restringe una mentalidad abierta y socava cualquier indicador de inteligencia.

Mucha gente en Panamá, por la gran influencia de “medios de comunicación”, organizaciones políticas y religiosas, gremios empresariales etc., sigue mirando a EUA como el país salvador de los pueblos latinoamericanos empobrecidos y desechan cualquier tipo de relación con otras naciones consideradas contrarias a las “necesidades de Panamá”.

Hace poco, pude leer un escrito en un medio impreso local en la cual un exmilitar de las antiguas Fuerzas de Defensa hace un “análisis” del porqué EUA nos sigue mirando con desconfianza y no hemos recibido aún la visita del secretario de Estado norteamericano, como si Panamá fuera aún una “Banana Republic”, que solo vive para obtener el beneplácito y espaldarazo de la potencia del norte.

De acuerdo al escritor de marras, la influencia izquierdista en el PRD y la presencia de cubanos en la pandemia son algunos de los factores que hacen que EUA nos siga marginando y sacando de la lista de “amiguitos” si no cooperamos con ellos.

Resulta una verdadera pérdida de tinta que aún en estos tiempos sigamos haciendo análisis con la venda y el esquema de un mundo “bipolar” o bajo los influjos de la llamada “Doctrina de la Seguridad Nacional” (década de los cincuenta) en la cual los Gobiernos locales de América Latina, bajo el mandato de EUA, identificaban al comunismo como el “enemigo” de las democracias “Made in Usa”, razón por la cual había que declararles la guerra.

Es innegable que para una potencia militar y económica como EUA, el hecho de mantener “enemigos” de cualquier índole resulta indispensable para seguir manteniendo su esfera de influencia, en especial, en nuestros pueblos “famélicos e ignorantes”. En un tiempo fue el comunismo, luego el terrorismo, después el narcotráfico y ahora lo son Rusia y China rivales potenciales y militares que constituyen una amenaza a la esfera de influencia “gringa”.

La presencia militar de EUA en Panamá, so pretexto de “operaciones conjuntas” o de “ayuda humanitaria”, no busca otra cosa que reafirmar su dominio en lo que ellos consideran como su patio “trasero”.

Pero es indiscutible que mientras aquí muchos siguen con la miopía de un mundo en confrontación ideológica, lo cierto es que en Europa, África y Asia, los Gobiernos están alineados en la cooperación económica y el intercambio tecnológico. Eso no lo vemos claro en Panamá, ya que casi todo lo que vemos en la televisión y gran parte de la prensa escrita ahora mismo nos proyecta la imagen de un Vladimir Putin con deseos de anexarse Ucrania con sangre y fuego. Que yo sepa ni Rusia, China o la India nos han invadido militarmente, pero EUA sí lo ha hecho decenas de veces con un alto costo de pérdidas humanas.

En un mundo que hace rato dejó de ser bipolar, muchos países en las Naciones Unidas, hoy día, votan por las propuestas más beneficiosas para su política internacional. Brasil, Argentina, Perú y México, solo por mencionar unos cuantos, mantienen excelentes relaciones con Rusia y China, incluso durante la fase cruda de la pandemia, donde recibieron vacunas y otro tipo de ayuda médica, ya que EUA resultó ineficaz para mantener su “alianza solidaria” con sus países “socios”.

¿Por qué Panamá no puede comerciar con todos los países del mundo, incluyendo China y Rusia? ¿Qué reales ventajas nos ha traído la “sumisión” por parte de los Gobiernos de turnos panameños ante la política norteamericana? La respuesta salta a la luz: mayor endeudamiento, mayor pobreza, mayor dependencia, mayor corrupción, etc.

Sociólogo y docente panameño.