Temas Especiales

17 de May de 2022

Columnistas

Gunas en el Museo de las Culturas del Mundo, México

“[...] el Museo de las Culturas del Mundo está organizando una exposición del pueblo guna, con una colección importante de molas casi centenarias y diferentes objetos de uso cotidiano y ritual que son compartidas por la cultura chocó [...]”

El Dr. Julio César Schara nos ha comunicado que el Museo de las Culturas del Mundo está organizando una exposición del pueblo guna, con una colección importante de molas casi centenarias y diferentes objetos de uso cotidiano y ritual que son compartidas por la cultura chocó, en la que en esa larga interacción que tuvieron los gunas de tierra adentro, en esos espacios históricos se reencuentran. Además, se están preparando seminarios sobre las mujeres indígenas, la ecología, los derechos de autor de la artesanía tradicional y su defensa.

Para darle seguimiento a la nota publicada, “Sala de Panamá en la bodega de un museo en México”, 21 de marzo en la Estrella de Panamá, me referí al apoyo que le estaba dando al amigo, diplomático, poeta y escritor mexicano Dr. Julio César Schara, que había iniciado una “campaña para que se reponga la sala de Panamá en el sitio que le corresponde, dado que la colección fue depositada, con todos los cuidados del caso: climatización, control de humedad y envolturas “Ad hoc” en la bodega del multicitado museo donde la colección ha permanecido 46 años…”. Siendo él donador de 128 piezas de nuestra cultura, colección de más de 50 molas antiguas, grabaciones de congos de Colón, más fotografías, entre otras cosas.

Me parece interesante la exposición que está preparando el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, como una primera opción para dar a conocer una parte del acervo de la Sala de Panamá. Sobre los Gunas. Aunque todavía vemos con tristeza que la sala completa no será exhibida, solo una parte de la colección, nos gustaría que se aprovechará y mostrarán por lo menos piezas representativas de la sala; cerámica precolombina, los chocoes del Darién, el oro de Panamá, los congos de Colón, entre otros artefactos o utensilios que forman parte de la colección.

Sobre el particular, quiero agradecer a las diferentes organizaciones que se solidarizaron con este tema y al Centro de Pensamiento de Panamá “TRINKA”, por su apoyo irrestricto al respeto de la dignidad cultural de nuestra historia. A pesar de que la colección estuvo guardada en el depósito de un museo, casi medio siglo, no se puede negar el papel histórico territorial que han jugado nuestros aborígenes como tránsito obligatorio para unir las culturas latinoamericanas.

Es importante también resaltar la rápida intervención de nuestro embajador de Panamá en México, Dr. Alfredo Oranges, quien demostró su buena disposición para el rescate de nuestro patrimonio, solicitó el contacto directo del Dr. Schara, donde se encuentran en conversaciones permanentes y dándole seguimiento.

Así mismo hay que agradecer al antropólogo Dr. Diego Prieto, director del Museo Nacional de las Culturas del Mundo (INACH), por interesarse desde el año 2019, en presentar una exposición de nuestra cultura. Ha expresado “que se podría avanzar en un proyecto para un museo de Centroamérica y el Caribe, dado que los panameños y centroamericanos son nuestros hermanos, nuestros paisanos y estamos abiertos a la más estrecha colaboración…”. Hay que reconocer las noticias de los trabajos, investigaciones, y rescates que el Museo de las Culturas del Mundo está realizando de nuestra cultura panameña.

La exposición citada ha sido curada e investigada por la antropóloga Mtra. Dahil M. Melgar Tísoc, profesora investigadora, titular B Museo Nacional de las Culturas del Mundo, a la cual felicitamos por su importante trabajo en el rescate, desde México que hace de la cultura guna contemporánea.

Estoy seguro de que los panameños nos sentiríamos altamente complacidos que en el futuro se pudiera crear el Museo de Centroamérica y el Caribe y la sala de Panamá pudiera verse de manera completa con todo su esplendor y belleza.

Solo me queda la preocupación como ciudadano, si existe un plan de parte del museo, después que se inaugure la exposición de la mola guna. ¿Tendremos que esperar que la colección continúe en la bodega, como así ha sido, casi 40 años...? A pesar de estas interrogantes que me surgen, vuelvo a reiterar mis felicitaciones y reconocimiento a todo el esfuerzo que se está realizando para dar a conocer nuestra cultura, pero sería un sueño volver a ver la colección en forma íntegra y completa en el museo.

Agradezco especialmente al Gran Comendador de la Orden Vasco Núñez de Balboa, Dr. Julio César Schara, por este amor infinito que le profesa a nuestra patria.

(*) Catedrático, Facultad de Psicología, UP. Miembro de la Academia Panameña de Psicología.