08 de Ago de 2022

Columnistas

¿Cómo funciona la facilitación del diálogo como método de solución de conflictos?

"[...]Lo real es que las partes que intervienen, frente a la naturaleza de la mesa y el fin al que fue propuesta, son las únicas responsables de definir el futuro del dialogo[...]"

Al observar a través de la transmisión de la señal del Sistema Estatal de Radiodifusión y Televisión (SERTV), el inicio y desarrollo de la facilitación dirigida por la Iglesia Católica panameña, y que originalmente fue solicitada como mediadora; y se decanta por desarrollar una mesa de dialogo, podemos señalar pertinentemente algunas consideraciones y reflexiones sobre estas metodologías de resolución de conflictos que se están implementando en la actual crisis socio económica que subsume a Panamá en la actualidad.

En primer lugar, es necesario precisar que, entre los tres métodos de solución de conflictos citados, mediación, facilitación y mesa de dialogo, frente a la coyuntura convulsionada hoy día, existen similitudes y diferencias básicas que hay que comprenderlas precisamente para no generar expectativas más allá de lo que realmente puede suceder, en función de la naturaleza de cada uno de los métodos.

Por ejemplo, cuando hablamos de mediación nos estamos refiriendo a un mecanismo de solución de conflictos en el que quien interviene como tercero, garantiza su neutralidad, imparcialidad y autonomía de la voluntad ente las partes, a través de un proceso en donde se desarrollan sesiones conjuntas, sesiones individuales, generación de opciones, validación de criterios objetivos, frente a los intereses que se expresan a lo largo del proceso. Debe ser un tercero ajeno al conflicto totalmente.

Mientras que cuando nos referimos a la facilitación como método, ésta se desarrolla desde las perspectivas que el tercero que interviene al lado de las partes en conflictos, puede que comparta la misma coyuntura, escenario, realidad o contexto en el cual la diferencia que se plantea puede trazar un puente de comunicación más cercano ente los pares, puesto que existe cierta afinidad con con ellos en medio del conflicto y además los intereses son comunes entre los tres.

Finalmente, cuando nos referimos en la mesa de dialogo, más bien se trata de un discurrir entre conversaciones, discusiones, debates, negociaciones y si resulta al final un consenso, lo cual no está garantizado.

En el transcurso de la mesa única de dialogo que está abordando el conflicto social por parte de la Iglesia como facilitadora, no debemos perder de vista ni confundirnos, el origen de ésta. ¿Cuál fue su razón de ser? Cuando suceden los acontecimientos en el que el gobierno de Panamá le solicita a la Iglesia católica ser la mediadora en esta crisis, en medio de un vertiginoso e inédito estallido social, quienes estaban al frente de las protestas con los cierres de calles y la suspensión de las clases a nivel nacional, eran Asociación Nacional por los Derechos de los Pueblos Organizados, Alianza Pueblo Unido por la Vida y los dirigentes del pueblo de la Comarca Ngobe Bugle. Identificados como las partes en conflicto con el Gobierno, a través de las medidas de presión con la huelga indefinida de educadores, los paros de labores intermitentes, de carácter indefinido en el sector de la construcción y los cierres de calle a lo largo de la Vía Interamericana.

Ante el observatorio que ha representado el desarrollo de este proceso de acercamiento entre las partes sentadas en esa mesa, y siendo fieles a la definición que hemos desarrollado de cada uno de los métodos anteriormente, podemos identificar que el proceso actual resalta un desarrollo natural de un proceso de comunicación en el cual está y seguirán estando presentes la discusión, el debate, la negociación y quizás algunos acuerdos, entre los representantes del Gobierno y los Movimientos Populares.

Lo real es que las partes que intervienen, frente a la naturaleza de la mesa y el fin al que fue propuesta, son las únicas responsables de definir el futuro del dialogo a partir de su propia toma de decisiones, dentro del dialogo sostenido que llevan a cabo y del cual la Iglesia solo garantiza que las partes cumplan los puntos acordados dentro de la mesa, y de la cual la paz del país pende de un hilo. 

El autor es abogado especialista en Gestión de Resolución de Conflictos (Mediación, Negociación y Arbitraje).