30 de Sep de 2022

Columnistas

El Día Mundial de la Población

El Día Mundial de la Población, que se conmemora el 11 de julio, pretende llamar la atención sobre la urgencia y la importancia de las cuestiones de población.

El Día Mundial de la Población, que se conmemora el 11 de julio, pretende llamar la atención sobre la urgencia y la importancia de las cuestiones de población. Fue instaurado por el entonces Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en 1989.

Este año el Día Mundial de la Población nos lleva a reflexionar sobre un mundo de 8.000 millones de personas: hacia un futuro resiliente. Aprovechar las oportunidades y garantizar los derechos y la libertad de decisión de todas las personas.

En Panamá, la oficina del Fondo de Población centró el tema en la producción de datos y cifras desagregados que nos permiten conocer las dinámicas poblacionales, así como las desigualdades sociales y espaciales en materia de desarrollo ¿Por qué importan las cifras en la construcción de políticas públicas? ¿Cómo las humanizamos? ¿Cómo convertirlas en herramientas para garantizar derechos para “que nadie se quede atrás”?

Dado que me correspondió participar de este panel, expresé que coincido plenamente con la necesidad de disponer de cifras oportunas y confiables para la toma de decisiones, pero, al mismo tiempo, manifesté la duda sobre cuánto recurren a las evidencias los tomadores de decisiones de políticas públicas.

Por otra parte, ante la pregunta de cómo humanizar las cifras, comenté que efectivamente le hemos dado más importancia a los indicadores macroeconómicos en detrimento de los relativos a la calidad de vida, a pesar de que se han desarrollado muchos indicadores cualitativos. Así se puede observar en el reto presentado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM 2000-2015), que planteó ocho objetivos, ocho metas y 48 indicadores inicialmente, que luego se convirtieron en 60, por las solicitudes de las respectivas agencias del sistema de Naciones Unidas.

Se crearon una serie de sistemas de datos para hacerle frente a las nuevas exigencias del siglo XXI y a la evolución de los derechos humanos. Entre ellos: el Sistema integrado de Indicadores para el Desarrollo; el Sistema de Indicadores de Género; Encuesta del Uso del Tiempo; Encuesta de Nutrición, Encuesta de Propósitos Múltiples, entre otros. Esfuerzos que no se continuaron y que se abandonaron.

Encontrar datos relativos al embarazo precoz es como buscar una aguja en un pajar, porque además hay que señalar qué número de hijos es el que tiene la adolescente. Se sorprenderán al saber que algunas tienen varios hijos entre los 10 y los 19 años, porque carecemos de una política estatal de Salud Sexual y reproductiva. A pesar de que estamos en el siglo del conocimiento y las tecnologías de la información, el Fondo de Población de las Naciones Unidas ha publicado que casi la mitad de los embarazos en el mundo son no deseados. Esto es un contrasentido por donde se mire.

Ahora tenemos el reto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que plantea 17 objetivos, 169 metas y 232 indicadores (2015-2030). Panamá en su primer Informe Voluntario (2017) identificó 54 indicadores y en el segundo Informe Voluntario (2020) fueron presentados 70 indicadores, del total de 232. Es decir, tenemos una gran tarea por delante en lo que se refiere a producción de data para el desarrollo sostenible. A solo 8 años del plazo indicado nuestro país ha logrado dar información a casi un tercio de los indicadores ¿Cómo podemos cumplir con este desafío?

Directora del Instituto de la Mujer de la Universidad de Panamá