• 17/01/2020 00:00

Revisión de la CSS

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam Qua de causa Helvetii ​

La Caja de Seguro Social necesita repensarse. Es una gran institución que cumplió su ciclo, pero para poder que subsista, tiene que transformarse. Sin embargo, esa transformación tiene que estar alejada de los que siempre buscan sacar provecho de estos cambios. Comparativamente, Panamá tiene la edad de jubilación más baja respecto a Latinoamérica, donde la mayoría de los países la edad de retiro está entre 62 y 65 años hombres y mujeres. Pero ¿quién quiere que le aumenten la edad de jubilación, si a la hora de retiro tiene que seguir trabajando para poder suplir el bajón económico que sufre una pensión paupérrima? Hay que repensar la Caja y transformarla de manera que los asegurados se sientan orgullosos y con confianza de que lo que se está haciendo es lo mejor. Es imposible también que con los aportes de 9.5 por ciento (trabajador) y 11.25 por ciento (empresa), haya sostenibilidad del sistema, pero también es imposible que una persona subsista pensionada con el 60 por ciento de sus ingresos y tener que comprar medicinas, comida, electricidad y pagar escuelas a precio de Europa. El retiro de los panameños tiene que ser digno y es lógico entonces pensar que hay que fondear la Caja de otra manera que no es solo sangrando a los asegurados. Hay que aumentar la edad de jubilación, es cierto, pero hay que mejorar las pensiones y el servicio que presta la Caja de Seguro Social. Lo primero que hay que eliminar de la Caja es la bribonada de todos los sectores. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus