Temas Especiales

23 de Ene de 2022

Entre Líneas

No aprendimos la lección

“Los sinvergüenzas no van a cambiar, hay que echarlos y eso se logra con una sociedad con valores y determinación de que sí podemos echar para adelante este país”

Las condiciones fueron dándose, porque los diversos sectores políticos y económicos del país, en lugar de tener un plan de desarrollo para Panamá, lo que se peleaban era por el poder y la riqueza de este pueblo. Fue eso lo que provocó el golpe de Estado de 1968 y se estableció la dictadura que luego duró 21 años hasta el derrocamiento por la invasión del 20 de Diciembre de 1989. Justo en estos momentos, cuando vamos a conmemorar 32 años de aquel acontecimiento, tenemos que preguntarnos ¿qué aprendimos? Si se hace un repaso rápido y adaptando las circunstancias de la evolución de la humanidad, la realidad es que hemos fracasado. ¡En lugar de tener un plan de desarrollo para Panamá, lo que se pelea es el poder y la riqueza de este pueblo! Pero la sociedad puede sacudirse de todas esas lacras que hoy dominan el escenario público y limpiar el camino hacia el verdadero desarrollo. Y todo va de la mano con la vuelta de los valores cívicos y morales, cambiar el pesimismo por el optimismo, recuperar la confianza y esparcir alegría. Todos sabemos cuáles son los problemas del país, pero muy pocos hacen algo para salir de la crisis, salvo quejarse, quejarse y quejarse. Los sinvergüenzas no van a cambiar, hay que echarlos y eso se logra con una sociedad con valores y determinación de que sí podemos echar para adelante este país. En manos de todos está la solución. ¡Así de simple!