09 de Dic de 2022

Entre Líneas

Atrapados en su discurso

“El problema de la reelección es el clientelismo y eso es lo que hay que romper. Acabar con el clientelismo es educar a la sociedad en ciudadanía […]”

El problema de las autoridades electas en Panamá no es su continua reelección, sino la forma cómo han logrado enquistarse en el poder. Básicamente, han logrado establecer su “número mágico”, es decir, la cantidad de votos que necesitan para reelegirse y solo trabajan por esos votos. Juegan a la división entre el resto de los votos y así logran ser electos quinquenio tras quinquenio. Para 2019, un grupo de ciudadanos montó la campaña de “no a la reelección”, y ahora han quedado atrapados en su propio discurso. En la Asamblea fueron electos cinco diputados por la vía de la libre postulación, pero ahora tienen un problema enorme, porque, como salieron electos con el discurso de no a la reelección, ¿cómo ahora sí sería buena la reelección para ellos? La figura de la reelección no es mala “per se”, porque, si así lo fuera, Ángela Merkel no hubiese sido electa tantas veces como canciller de Alemania. Dejó el poder cuando quiso. El problema de la reelección es el clientelismo y eso es lo que hay que romper. Acabar con el clientelismo es educar a la sociedad en ciudadanía, de manera que comprenda que su voto vale más que un saco de cemento o unas cuantas hojas de zinc. Quizás ninguno de los electos por la libre postulación hizo un trabajo en ciudadanía. Ahora buenos diputados estarían obligados a no presentarse nuevamente, porque quedaron atrapados en su discurso. Por eso hay que acabar también con la politiquería. ¡Así de simple!