Temas Especiales

07 de May de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Periodismo clandestino

El periodismo moderno mundial, con su tecnología, gozando de libertad de expresión (aunque imperfecta), con su incursión en Internet, la...

El periodismo moderno mundial, con su tecnología, gozando de libertad de expresión (aunque imperfecta), con su incursión en Internet, las redes sociales, los WikiLeaks, la TV, las redes de cable, etc., hoy permite que gocemos de una ágil y clara información sobre lo que sucede al instante en cualquier país. Por la época de la dictadura de Torrijos, en Panamá, y en muchos países de América Latina, naturalmente no se disponía de esos instrumentos y la comunicación utilizaba otras vías más elementales. Si agregamos que no existía libertad de prensa. Que varios periódicos fueron robados a sus dueños. Y muchos de los que podían escribir fueron exilados. Tenemos un escenario trágico de total falta de información al público. De silencio por temor a represalias, cárcel, torturas, desempleo, exilio o la muerte. Entonces surgieron los medios clandestinos con todos los riesgos que eso significaba.

‘Radio Bemba’ era el vehículo habitual, el susurro al oído, el rumor, la radio internacional. Desde el exilio nacieron varias publicaciones. ‘Panamá Revolucionario’ aparece en Santiago de Chile en 1971, impreso en mimeógrafo, con el apoyo del gobierno del presidente Salvador Allende. Estos periódicos fueron en algún momento enviados a Panamá por correo y a otros países, especialmente a los organismos internacionales y diplomáticos. Ese era el mayor costo, que salía de lo que producíamos algunos de los pocos que teníamos trabajo. Fueron detectados por el G-2, pero se siguieron enviado con la marquilla de la ‘Editorial Adalixe’, que es la palabra ‘Exilada’ al revés. También fueron detectadas por la inteligencia de la Guardia Nacional o Fuerza de Defensa de Torrijos. Los exilados comunistas, que también estuvieron en Chile por un año, no participaron. Pero luego de un año se regresaron a Panamá a colaborar con la dictadura militar que los había encarcelado y exilado.

Según informes recibidos en esos días, para que Cuba no se opusiera a los Tratados del Canal, USA autorizó relaciones diplomáticas con la isla, pero esta exigió el regreso de los exilados, pero para apoyar la dictadura, aunque fuera fascista. Desde entonces, con doble militancia o disfrazados y como brazo político de la dictadura, fundaron el PRD, aunque actualmente sea neoliberal.

De ese periódico salieron 17 números, una copia de ellos reposa en la Biblioteca Nacional, otros en poder de los que pudimos mantener algunos, o sus familiares. Con la Dictadura de Pinochet en Chile, fuimos nuevamente exilados. Los exilados panameños que estábamos en el Sur, luego de grandes dificultades, nos reagrupamos en Caracas, Venezuela. Allí, con las mismas personas y otras, más el apoyo de personalidades venezolanas, apareció un nuevo periódico, ‘El Grito’, del cual salieron cuatro ediciones, entre 1975 y 1977. Que también se encuentran en la Biblioteca Nacional, en poder de algunos que estuvieron exilados y tal vez en los archivos de algún ciudadano.

Esos periódicos pretendían difundir lo que sucedía en Panamá. Expresar la verdad de lo que estaba ocurriendo. Divulgar lo que ahora se ha confirmado por los mismos militares protagonistas del golpe y por los documentos desclasificados y publicados del Ejército de USA. Que el golpe de Torrijos fue dado porque USA decidió que la única forma de imponernos un tratado que le permitiera a ellos mantener un control militar sobre el canal, era con una dictadura militar de un ingenuo alcohólico que ya era espía de ellos. Omar Torrijos. (Leopoldo Aragón). Expresiones de Rudy Vallarino y Angueira oficiales de inteligencia de USA enlaces con la Guardia Nacional, también lo confirman, inclusive con la exclusión y exilio del inicial golpista Boris Martínez. El tratado aprobado por un esfuerzo generacional, si bien consiguió jurisdicción, no cumplió con lo aprobado el 9 de Enero de 1964, dejándonos expuestos a intervenciones de USA, como ya ocurrió. Mientras en el país, y con mucho más riesgo, por estar expuestas a una directa represión, un grupo de mujeres heróicas publicaba valientemente y difundía ‘El Grito’, que circulaba internamente y con más evidencias y experiencias concretas.

Las radios clandestinas móviles, al inicio de la dictadura y al fin, cumplieron su papel.

Decía el Grito del exilio: ‘Quizás el grito de un ciudadano puede advertir la presencia de un peligro’, Simón Bolívar. ‘Te pueden sacar por la fuerza de tu patria. Pero ni por la fuerza de pueden sacar la patria del corazón’. ‘Un pueblo es esclavo, cuando el gobierno por su esencia y sus vicios usurpa los derechos del ciudadano’. ‘Los regímenes de fuerza no resuelven los problemas, solo los silencian’. ‘Los sables sirven para varias cosas, menos para sentarse en ellos’, Bismarck.

Revuelvo la mirada y a veces siento espanto, cuando la juventud desconoce lo atroz que significa perder la libertad y el derecho a vivir en su Patria. Por eso es básico que en las escuelas y colegios se enseñe cívica, historia patria y ética con veracidad y realismo (Comisión de la Verdad), para que los militares, los políticos y la ciudadanía no volvamos a cometer los mismos errores y negligencias; y podamos, al fin, avanzar hacia un Panamá Mejor.

*MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.