28 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Corruptulandia

La conducta corrupta es aquella que se desvía de las normas sociales dominantes, es decir que son las normas sociales las que determinan...

La conducta corrupta es aquella que se desvía de las normas sociales dominantes, es decir que son las normas sociales las que determinan si una conducta es o no es corrupta, pero aquí radica la dificultad principal, pues ya no hay una diferencia clara de actos corruptos y actos no corruptos.

Esto se debe principalmente a que la sociedad panameña se encuentra envuelta en la lógica del mercado, con su afán solo en el lucro y en el consumo ostentoso de bienes, que al final no importa cómo se llegue a ellos, sino que se tenga para demostrar un cierto status social.

Este afán de lucro para el consumo ostentoso de bienes permea toda la estructura social.

Desde el empleado de una empresa que te pide comisión para comprarte a ti y no a otra empresa, aunque tenga mejor precio, hasta el diputado que cobra cifras millonarias para levantar la mano.

La corrupción en la sociedad panameña se muestra del mismo modo como la entendía Aristóteles, como una enfermedad que es consecuencia de la decadencia del orden político—económico. Pero esta enfermedad se encuentra tan extendida, que ya no podemos vislumbrar cuál es la parte sana de nuestra sociedad.

De esta forma es que podemos decir que en estos momentos nos encontramos en ‘corruptulandia’.

Un país en donde los ciudadanos, políticos y empresarios corruptos se hacen millonarios, un país en donde todo se puede vender y todo se puede comprar, un país en donde los niños desean ser políticos para robar con total impunidad, un país en donde los profesores falsifican sus diplomas, un país en donde el desviado es aquel que no es corrupto y donde el ser corrupto es la norma social dominante .

*OBRERO Y ESTUDIOSO DE LA SOCIOLOGÍA.