19 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Un ejemplo a seguir

M ucho se ha dicho que nuestra clase política necesita una reestructuración. Pero, ¿a qué llamamos reestructuración? Ello involucra no s...

M ucho se ha dicho que nuestra clase política necesita una reestructuración. Pero, ¿a qué llamamos reestructuración? Ello involucra no solo hacer cambios a lo interno de un colectivo político, con miras a poner en ejecución proyectos a mediano o largo plazo; ello involucra comprometerse a dejar atrás las malas prácticas que hacen decepcionar a nuestra sociedad. Pero para lograr esto se necesita de disposición, y resultados a corto plazo. La juventud es una opción esperanzadora.

A escasos días para que comience el IV Consejo de la Juventud del PRD, me permito dedicar estas cortas palabras a quien, por su humildad, honradez y grandes logros, es digno de admirar: Félix Moulanier, candidato a la Secretaría General de la Juventud del PRD. Independientemente de la ideología política a la que se pertenezca, todo dirigente que decida incursionar en este amplio mundo debe tener en cuenta que su carta de presentación es la buena o mala reputación que ha forjado durante su existencia. Por los años que tengo de conocer a Félix, puedo afirmar que su norte siempre ha sido la praxis de los valores y el bienestar común.

Nacido de una familia humilde, este dirigente juvenil creció en uno de los barrios más populares de San Miguelito. Hijo de una ama de casa, que tuvo que dejar sus estudios de enfermería para educar a sus cuatro hijos, y de un soldador, que con sacrificios supo sacar adelante a su familia, empezó sus estudios en el Instituto Nacional (IN), su alma máter. Graduado de Bachiller en Ciencias, obtuvo un diploma de reconocimiento del Banco General por la ‘mejor práctica de valores éticos y morales durante la vida estudiantil’ en el acto de la promoción de graduandos del IN 2002. Para ese entonces se inclinaba por uno de los deportes que lo llevó a representar a Panamá mundialmente, obteniendo el mejor sitial: el atletismo, que lo hizo optar por la Licenciatura en Humanidades con Énfasis en Educación Física. Además de representarnos como atleta y profesional, incursionó en la política, siendo un notable crítico, al manifestarse públicamente en contra de los actos que considera de lesa humanidad. Gracias a esta nueva inquietud por defender los derechos de sus coterráneos y por no acallar su incomodidad ante lo que considera inaceptable, comenzó la que fuera su segunda carrera: Licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas.

En su campo laboral se desempeñó como oficinista del Departamento de Compras en el Banco de Desarrollo Agropecuario, oficinista de la Dirección de Gaceta Oficial del Estado en el Ministerio de la Presidencia, entre otros cargos. Egresado del programa de formación política ‘Agentes de Cambio de Panamá’ de la fundación alemana Friedrich Ebert Stiftung, fue representante de Panamá en el Foro Regional de Agentes de Cambio en San Salvador sobre ‘Exclusión Social y Trabajo Juvenil en Latinoamérica’. Además, se graduó en la Escuela de Formación Política Omar Torrijos (escuela de cuadros). Por todo esto, y por ser buen hijo, hermano, amigo, novio y un gran ser humano, considero que Félix Moulanier es un ejemplo para la juventud de hoy.

*DOCENTE.