20 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Sobre el entretenido debate por el Águila Arpía

E ntretenido del debate sobre el Águila Harpía, que, según la Real Academia se puede escribir sin ‘Hache’, aunque es más correcto con el...

E ntretenido del debate sobre el Águila Harpía, que, según la Real Academia se puede escribir sin ‘Hache’, aunque es más correcto con ella, ya que se deriva del griego antiguo: Harpyja. El referido debate, protagonizado por los señores Richard Fairest, José Amador y Elvia Alvarado de Amador, sobre el ser y el deber ser del Águila emblema y símbolo nacional, es interesante, y, si me disculpan la expresión queriendo ser ingenioso, para matar tres pájaros de un solo tiro, quisiera intervenir en el entuerto.

La posición del Sr. Fairest, como presidente de los Amigos del Águila Arpía, es sin duda la más razonable, porque, independiente de cómo se llame, es una especie en vías de extinción en Panamá, y es por ley el Ave Nacional y forma parte del Escudo. Para los que han visto un Águila Arpía cerca, no dudarán en admitir que es un águila de impresionante belleza y majestad. Su nombre viene directo del animal mitológico. Harpía harpyja, que significa ‘que vuela y saquea’. Que son los hábitos propios de estas aves de rapiña.

La Sra. Elvia Alvarado de Amador narra en parte una historia un tanto distorsionada del Águila Harpía en el Summit. Fui el primero director panameño del Summit entre 1983 y 1985, cuando conseguimos que este pasara al Municipio de Panamá. A través de unos veterinarios norteamericanos especialistas en fauna silvestre se consiguió una pareja de Águilas Harpías y se pusieron en una gran jaula para aves que existía en la parte de atrás del parque.

Estos decían que solo era con motivos de exhibición, pues, hasta la fecha en ningún zoológico del mundo el Águila Harpía se había reproducido en cautiverio. En la jaula se hizo una especie de plataforma elevada, simulando un nido, con la esperanza de que pusieran huevos. Un día, uno de los encargados de alimentar las águilas encontró un huevo, en el suelo. Se decidió dejarlo donde estaba, sin tocarlo para ver qué pasaba, porque vimos que el águila hembra lo empollaba, aunque estuviera en una hondonada en el piso de tierra.

Un domingo llegué temprano al Summit y cuando pasé por la jaula vi, con asombro, el pollito de águila en el suelo. Llamamos a los veterinarios y estos no salían de su asombro, porque era la primera vez en el mundo que nacía un águila arpía en cautiverio. Esta noticia salió en diarios locales e internacionales. Sin embargo, los veterinarios decidieron que el pollito de águila corría peligro en estas condiciones, y se lo llevaron a una incubadora en el hospital Veterinario de Corozal, donde murió pocas semanas después por causas no explicadas. Y en el escudo original, posiblemente por influencia del escudo norteamericano, aparecía el Águila Calva, especie nativa de Norteamérica. Y para corregir este malinchismo, se cambió después para el Águila Arpía, que por cierto no es nativa solo de Panamá, sino de toda Sudamérica tropical.

En lo que se refiere al Sr. Amador, diría que es muy escrupuloso en algo que no tiene tanta importancia y que por esta misma razón no creo que se va a cambiar la Ley respecto al Ave Nacional.

Si bien el termino Arpía es despectivo o peyorativo, se refiere a los mitológicos seres, y en una de las versiones de la leyenda, no a las aves falconiformes nacionales.

Decirle a una persona ‘Arpía’ es un insulto, pero decirle a un Águila ‘Arpía’, esta correcto.

Supongo que nunca ha visto un Águila Harpía de cerca. Ya una vez se propuso, en Panamá, crear el ‘Orden del Águila Harpía’ para otorgársela a los políticos más corruptos. Sin embargo, la Harpía original, según algunas versiones eran seres bellos y poderosos, tanto que forma parte del escudo de las más rancias familias de Europa, como las Reitsburg, Leichenstein y Caiksena.

Y al final, el nombre es lo que menos importa. Parafraseando a Shakespeare, —¿Si la rosa no se llamase rosa, dejaría de ser menos bella y fragante? Los nombres no son cosa esencial y sí el alma.

*INGENIERO AGRÓNOMO.