Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Está muerta la Cruzada Civilista?

La Estrella de Panamá, en su edición del pasado domingo 15 de mayo, publica una entrevista realizada al ministro de Seguridad, José Raúl...

La Estrella de Panamá, en su edición del pasado domingo 15 de mayo, publica una entrevista realizada al ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, en la que aborda distintos temas del acontecer nacional y aborda un tema en particular al que me quiero referir. Cuando se le pregunta si la lucha civilista falló, el ministro de Seguridad contesta: ‘La lucha civilista tenía dos propósitos. Volver a Panamá a la democracia y sacar a Noriega, eso se hizo. La Cruzada Civilista murió con la invasión. No existe hoy día, fue un movimiento que hay que recordarlo como fue’.

Si bien es cierto que los objetivos de la Cruzada Civilista se lograron, como fue devolver la democracia al país y sacar a Noriega del poder, no es cierto como señala el señor ministro de Seguridad que la Cruzada Civilista murió con la invasión.

La Cruzada Civilista fue un movimiento antisistema, que logró organizarse, coordinar acciones, que dio como resultado el derrocamiento de un régimen opresor y antidemocrático.

Pero los integrantes de la llamada Cruzada Civilista, están latentes y presentes a lo largo y ancho del país, a través de la sociedad civil organizada. Que no existan los elementos y circunstancias que llevaron a organizar y coordinar acciones en distintos temas no significa que no exista como tal.

Ese movimiento cívico le dio a toda la sociedad panameña una lección que no se puede olvidar. Primero que ningún gobierno es eterno, ni siquiera los militares. Segundo que lo que tienen que hacer los panameños es perder el miedo a protestar.

Y esta lección de perder el miedo a protestar es lo que se ha visto en las protestas que se dieron en Bocas del Toro y más recientemente en el sector indígena en la Comarca Ngäbe Buglé.

Los movimientos antisistemas se han dado en todo el continente americano, algunos han tenido resultados contrarios, por los que lucharon los ciudadanos y les han dado cabida a gobiernos que aprovechan la lucha democrática para instaurar regímenes antidemocráticos.

Actualmente más de once países del Norte de África, comenzando por Egipto, Túnez, Yemen, Jordania, Argelia, Marruecos, Arabia Saudí, Libia, Sudan y Omán para mencionar algunos, tienen movimientos antisistemas, porque sus habitantes han perdido el miedo a protestar.

Más recientemente España ha tenido manifestaciones en más de 50 ciudades por movimientos de jóvenes antisistema.

Así que decir que la Cruzada Civilista murió con la invasión, es como querer decir que los panameños no se organizarán para manifestarse en forma organizada, cívica y eficaz cuando sea necesario.

Las circunstancias, modo, tiempo y lugar han cambiado gracias a Dios en estos tiempos, pero tanto el señor ministro de Seguridad, como el resto del Gabinete, tienen que tener presente que el pueblo eligió democráticamente y en forma contundente al presidente de la República para que gobierne en beneficio de la inmensa mayoría de los panameños. Mientras así sea, el pueblo panameño sabrá evaluarlos en las próximas elecciones.

Toda decisión gubernamental caprichosa, arrogante, antojadiza y antidemocrática, lo que hace día a día es crear las circunstancias para que la población que hoy día está mejor informada que nunca, tome nota y vaya organizándose para defender sus derechos ciudadanos y su sistema democrático que tanto lucha le costó al país.

La Cruzada Civilista como movimiento cívico, podrá identificarse con cualquier otro nombre, eso es lo de menos, pero está latente a lo largo y ancho del país, porque la Cruzada Civilista no es más que la sociedad civil organizada y esa es la primera lección que debe tener presente el señor ministro de Seguridad...

*EX LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.