05 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Efebo Toro: un panameño completo

ASISTENTE LEGAL.. Q uien a lo largo de la mitad del siglo pasado no conoció a Félix Esteban Dixon Kennedy, sencillamente no vivió en Co...

ASISTENTE LEGAL.

Q uien a lo largo de la mitad del siglo pasado no conoció a Félix Esteban Dixon Kennedy, sencillamente no vivió en Colón. Hijo de originaria ngäbe y antillano, sin desprenderse de su madre biológica, la India, fue adoptado por la familia Kennedy—Dixon, que inculcó en él una recia formación ético—religiosa. Las calles de su natal Bocas lo vieron vender pan, de bombero voluntario y de sacristán. Ya en Colón sus ideas alcanzan forma militante en el Frente Patriótico de la Juventud.

Al calor de las luchas populares entra de lleno al movimiento sindical, en tiempos en que ser sindicalista equivalía a una especie de delito de subversión. Organiza el Sindicato de empleados de la Compañía ‘Panameña’ de Fuerza y Luz. Luego de veinte años de labor fue despedido.

Fiel a sus ideas, no hubo movimiento social reivindicativo en que Félix no estuviese en primera fila. Por ejemplo, la Gran Marcha del Hambre y la Desesperación (1959), desde la ciudad de Colón hasta la Asamblea de Diputados en la capital, que denuncia la angustiosa situación socioeconómica colonense. Así surge el primer Diálogo Tripartito (Trabajadores, Empresarios y el Gobierno) para crear el Salario Mínimo.

Al fragor de estos acontecimientos Félix Dixon es invitado por la Federación Sindical Mundial al Congreso Internacional en la República Popular China. Allí conoce a Mao Tse Tung, arquitecto de lo que hoy es asombro del mundo. Ello fortalece su ideario marxista que, lejos de ocultar, transmitió y ejercitó con vocación.

Colón Arde en junio de 1966

Para el período 1965—66 el descrédito de la clase política y el consiguiente ascenso de la lucha popular había alcanzado perfiles dramáticos. Aún estaba fresca la sangre del 9 de Enero de 1964. El 31 de mayo del 66 arriba al país Juan Antonio Navas Pájaro, uno de los héroes de aquella gesta, procedente de Moscú, donde se había sometido a un tratamiento médico, pues un proyectil, disparado por las tropas del Comando Sur, se quedó alojado en su cráneo.

Esa misma noche Juan Navas es secuestrado por miembros del Departamento Nacional de Investigaciones (DENI) y por agentes de la CIA. Al día siguiente su cadáver con signos de tortura es encontrado en el Corredor de Colón. Una ola de indignación y de rechazo se generaliza. La ciudad se estremece. El día 6 de junio una marcha de estudiantes sale a las calles a exigir el esclarecimiento y castigo a los culpables perfectamente identificados. No es cualquiera el mártir; es el hermano del secretario general de la Federación de Estudiantes de Panamá, Luis Navas Pájaro. Desesperadas, las tropas de la Guardia Nacional atacan a los manifestantes. Caen los estudiantes Carlos Mathews y Elvira Miranda, una niña es asfixiada por el gas mostaza. Colón arde. Se vislumbra una crisis que puede extenderse a todo el país.

Infame y perversa trama policial

Ante estos hechos, la CIA aconseja culpar del crimen a las personas más allegadas al mártir Félix Dixon y Rolando Sterling. Levantan la más escandalosa y criminal campaña anticomunista que ha conocido el país dirigida, por un lado, a esconder los culpables y al mismo tiempo decapitar al movimiento estudiantil, sindical y popular. No se escatimaría ningún mecanismo ni recurso. En todo el país cientos de panameños fueron a parar a las cárceles o a la clandestinidad. Los mercenarios de la pluma crearon a través de los Medios una verdadera histeria en abierta complicidad con algunos altos oficiales de la Guardia Nacional cuya deshonestidad, se pondría de manifiesto tras el Golpe Militar dos años después. Dixon y Sterling fueron llamados a un juicio, convertido por ellos en contundente denuncia, de un régimen corrupto, represor y servil que no duraría mucho más. La presión popular les devolvió la libertad a estos panameños dos años después del golpe militar. Félix Esteban Dixon, (Efebo Toro en la clandestinidad), falleció el 17 de enero de 2005 en el seno de su familia, con la profunda satisfacción del deber cumplido.

Sus familiares, camaradas, compañeros y amigos.