22 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Qué es la Política?

Como ciudadano, considero obligante en la actual coyuntura que vive el país, marcada por el transfuguismo partidario o en otros términos...

Como ciudadano, considero obligante en la actual coyuntura que vive el país, marcada por el transfuguismo partidario o en otros términos por los políticos sin principios e ideologías y que hacen de la politiquería un modo de vida, volver a la disección conceptual de la Política, dado el espasmo aislacionista o actitud de rechazo que adopta un alto porcentaje de la población, con relación al debate doctrinario o ideológico que debe ser consustancial a momento de analizar la gestión de gobierno en la dirección de los asuntos públicos del Estado.

El primer reto que ellos plantea nos remite inexorablemente a indagar cuál es el concepto que tiene el común de los panameños de la Política y a cuya revista en la estulticia del lenguaje popular, es general la subordinación de aquella a la lucha por el poder y la conquista de los puestos de mando. En otras palabras, lo que hoy conocemos como el control o dominio de los espacios políticos en la maquinaria del Estado.

Semejante idea de la política, que muchos ciudadanos traslucen como juego sucio o luchas de bajas pasiones, es una muestra irrefutable de que la docencia Política no ha tocado escuela o está huérfana de escuela y más desgarrador es aún cuando se desconoce que el propio concepto de ciudadanía tiene un origen eminentemente político, al estar ligado al nacimiento del Estado y de connotada prevalencia sobre el jus civiles, que es el que invoca regularmente la juventud de hoy, cuando alcanza la mayoría de edad o la condición de ciudadano.

La desvinculación del ciudadano de la Política, en contramarcha de aquel concepto profundo que acuñó Aristóteles en el sentido de que ‘el hombre es un animal político’, porque no concebía otra forma de convivencia social del ciudadano, que no fuera en la sociedad estatal, cuyo éxito orgánico político de la ‘Polis’ o Ciudad Estado en la antigua Grecia, se fundamentó en la participación y compromiso del ciudadano con la marcha de los asuntos públicos del Estado, es lo que nos lleva a afirmar que es imprescindible emprender una cruzada nacional por todos los medios posibles, en materia de docencia Política, para que el organismo social comprenda que la Política como ciencia que estudia el Estado en sus fenómenos, leyes y principios generales, nos incumbe a todos en esa búsqueda y salvaguarda de una mejor vida para los integrantes de la sociedad estatal.

La vuelta al estudio de la Política como ciencia que nos proporciona los conocimientos sobre el funcionamiento, misión y vida del Estado, constituye un deber imperativo para todos los ciudadanos, porque sólo a través de ella podremos discernir qué partidos y cuáles ciudadanos tienen conocimiento y vocación profunda por los asuntos de Estado, y a quienes sólo los mueve el apetito del disfrute del Poder que, para desdicha de nuestra patria abundan y laceran la vida nacional con la politiquería criolla clientelista y por consiguiente, desprovista de propósitos altruistas, con relación a los fines del Estado.

Abrazar la política como Ciencia dedicada al estudio del Estado, es un deber ineludible de todos los ciudadanos, desde el punto de vista educativo y cultural, porque sólo a través de ello es probable o posible alcanzar una sociedad culta o medianamente preparada en los asuntos del Estado, lo cual es indispensable para que haya una eficaz proactividad ciudadana en la lucha por enderezar y rescatar la nave estatal.

*ABOGADO, EX SUBDIRECTOR NACIONAL DEL REGISTRO CIVIL.