Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Némesis: obra maestra de Philip Roth

P hilip Roth, nominado en incontables ocasiones para el Nobel de Literatura, retoma la sombra de la muerte, el miedo, el odio, el mal, l...

P hilip Roth, nominado en incontables ocasiones para el Nobel de Literatura, retoma la sombra de la muerte, el miedo, el odio, el mal, la tensión entre el individuo y la comunidad, la crueldad de la sociedad norteamericana, el mal como una presencia permanente.

Némesis es una siniestra historia de amor, de gran penetración psicológica, cálida, tierna, muy bien redactada, no le falta nada.

La fuerza narrativa de Roth, maestro de lo invisible, devela la condición humana genialmente, penetrando las regiones más oscuras de la experiencia humana en su última novela.

Némesis, ambientada en New Jersey, bajo el calor sofocante del verano de 1944, recrea fielmente la época cuando se desató una devastadora epidemia de polio que asoló Estados Unidos tal y como afectó a la comunidad judía de Newark, escenario de infancia del novelista, devela el poder de Némesis, diosa de venganza y castigo, en plena guerra mundial. Las temperaturas excesivas trajeron dolor y ruina, la mayoría de las víctimas fueron niños mutilados, paralizados, muertos. Hacia 1955 descubren la vacuna.

Un grupo amenazante de diez italoamericanos, aquejados con polio, deciden contagiar, se apersonan, escupen con saña la superficie pavimentada del patio de recreo, en la escuela de verano de la comunidad judía Weequahic, para que enfermen, sufran. Ese escenario inicia el desastre personal de la tragedia, contagiando el virus al colegio regentado por Bucky Cantor, comprometido profesor judío, de veintitrés años, responsable del bienestar de sus alumnos, a quien todos querían y respetaban, deseaba enseñarle a sus alumnos dureza, determinación, fortaleza física y espiritual a través del deporte, los partidos de béisbol organizados por él exponen a los chicos. A partir de entonces el número de víctimas mortales crece de forma alarmante en la zona.

Su madre murió durante el parto, criado por sus abuelos maternos, su padre fue encarcelado por ladrón. Su abuelo le inculcó disciplina, firmes principios morales, espíritu de superación.

Bucky quería combatir con sus amigos en el ejército, rechazado por su miopía, decepcionado, enfrenta los primeros casos de polio, con estupor y rabia, el dolor de las familias afectadas, deshace las palabras de consuelo en la sinagoga.

Sus amigos mueren en combate o en la epidemia. Tenía un futuro prometedor, una novia de buena familia que amaba, sus futuros suegros lo querían. Explora el misterio de la sexualidad. El reino secreto de las emociones y la ocultación era la poesía de su existencia. Marcia, su prometida, intercede para que acepte un trabajo lejos de la epidemia, en Indian Hill, campamento infantil impoluto, en los montes Poconos, donde el aire era puro, libre de polución, se siente culpable, no quiere abandonar a sus alumnos, enfrentará un dilema moral, que pondrá a prueba su integridad, al llegar se desatan los casos de polio, descubre ser portador de la epidemia.

Asume la responsabilidad de un oscuro y terrible destino, para eludir el caos y el azar, crea la ilusión de control del destino, al quedar paralítico, rompe su compromiso matrimonial, pese a la atracción sexual de la joven pareja, renuncia a la felicidad, no llegan a casarse, aunque Marcia le ruega ser su esposa, no quiere atarla a su deformidad, no se siente apto para ser esposo o padre de familia.

Cuestiona porqué Dios permite la muerte de inocentes. Siente impotencia ante la peste, la sombra de la muerte siembra desconfianza, un eterno cuestionamiento, amargura, miedo constante, ira, rencor, que enferma cuerpo y alma. Bucky se siente responsable, culpable, protesta, insaciable.

Refleja la podredumbre moral de una sociedad que pierde confianza en el Dios de Israel, castigador, cruel en su justicia y misericordia.

El paso del tiempo deja espacio para la cavilación.

Nuestras exigencias morales se desmoronan con el miedo. El pánico degrada.

Roth deslumbra, su manejo del miedo, asunto central en Estados Unidos, es genial.

PSICÓLOGA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.