Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Ngäbes y el recurso agua

Los ngäbe buglé son de origen Chibcha. Son descendientes de las tribus indómitas de Natá, Escoria, Urracá, París. Los ngäbe y los buglé ...

Los ngäbe buglé son de origen Chibcha. Son descendientes de las tribus indómitas de Natá, Escoria, Urracá, París. Los ngäbe y los buglé son dos culturas lingüísticamente distintas y probablemente son los grupos humanos de mayor antigüedad en Panamá. Desde la conquista española se enfrentaron repetidas veces a sus invasores bajo el liderazgo de sus caciques legendarios París y Urracá.

Algunos dicen que el nombre ‘guaymi’ se originó cuando los españoles escucharon a los buglé llamando a los ngäbe ‘NGWANMY’. El agua tiene para el Pueblo Ngäbe — Buglé características especiales, su sistema de creencias tradicional se basa en la existencia de un mundo natural o visible y un mundo sobrenatural o invisible, centrados en los animales, la caza y las relaciones con la Tierra. De esta forma, podríamos decir que el ngäbe y el buglé tienen una peculiar forma de creencia, según la cual el mundo es visto como el contenido de un gran número de entidades espirituales, algunas de las cuales son asociadas con seres materiales, como animales u objetos inanimados, mientras que otros no tienen forma visible material.

Algunas de estas entidades no visibles son más poderosas y significativas para la Humanidad que los elementos visibles y la mitología de este pueblo que nos habla mucho de ella. Del mismo modo, los ngäbe y los buglé creen en la existencia de dos mundos diferentes: el visible y el invisible. Ambos mundos ocupan el mismo espacio físico, aunque los espíritus del segundo, rara vez pueden ser contemplados por los habitantes del primero.

El AGUA para el pueblo Ngäbe — Buglé es un ser divino, proviene de Njöbo — Mama Tata, dios creador del Universo, que fecunda el Dobo tibiem (Madre Tierra) y permite la reproducción de la vida. Es por lo tanto, una divinidad que está presente en los lagos, las lagunas, el mar, los ríos, riachuelos y todas las fuentes de agua.

He tenido la oportunidad de vivir un experiencia personal, al trabajar como maestro de primaria en la región de Chacol Laguna de Chiriquí Grande Bocas Del Toro, allí aprendí a conocer a estas comunidades que conformaron la Nación panameña, Ernest Renan, en conferencia dictada en la Sorbona, París, el 11 de marzo de 1882, señaló: ‘Una gran agregación de hombres, sana de espíritu y cálida de corazón, crea una conciencia moral que se llama una nación. Mientras esta conciencia moral prueba su fuerza por los sacrificios que exigen la abdicación del individuo en provecho de una comunidad, es legítima, tiene el derecho a existir’. Y continuaba diciendo en ese evento con premonición: ‘Si se promueven dudas sobre sus fronteras, consulten a los pueblos disputados. Tienen completamente el derecho de tener una opinión en el asunto’.

El Gobierno, como administrador del Estado, no debe emprender ningún tipo de actividad que involucre la explotación de los recursos naturales dentro de la Comarca Ngäbe Buglé, si no consulta y negocia con los miembros de las comunidades y sus autoridades tradicionales. Los pueblos indígenas en Panamá, particularmente el Pueblo Ngäbe-Buglé, se encuentra en una encrucijada en estos momentos: ‘la supervivencia y respeto a sus derechos culturales y ancestrales frente al ‘concepto de interés nacional de desarrollo’ impulsado por los gobiernos y la empresa privada, cuya raíz de fondo es la explotación de los recursos naturales sin ningún compromiso con el ambiente y los Pueblos Indígenas. Dicho de otro modo, la explotación indiscriminada de los recursos’, Pueblos Indígenas y minería en Panamá por Florina López Miró Asociación Napguana.

Los enfrentamientos en San Félix, nos enseñan que no se pude recurrir a formas disfrazadas de regalar nuestros recursos sin garantías y en completo desprecio a los derechos inalienables de los pueblos indígenas y de la sociedad panameña en su conjunto. La lección es clara, nada se puede hacer en la región sin garantías para los indígenas y su participación, y sin el reconocimiento de sus derechos fundamentales.

EDUCADOR