Temas Especiales

30 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Traumas y muertes por accidentes de tránsito

Este tema puede parecer trivial, pues las estadísticas de mortalidad y morbilidad de otras patologías son de mayor conocimiento de nuest...

Este tema puede parecer trivial, pues las estadísticas de mortalidad y morbilidad de otras patologías son de mayor conocimiento de nuestra población. Sin embargo, a nivel mundial las muertes por accidentes de tránsito ocupan un noveno lugar y una proyección de ser la quinta en 18 años. Es una de las tres causas principales de mortalidad en edades entre cinco y cuarenta y cinco años (niñez, juventud y edad productiva). Impone a los sistemas de salud y familias afectadas grandes gastos de dinero. A ciertas las empuja a la pobreza, sin poder remediar la muerte de seres queridos.

Panamá debemos reconocer ha hecho avances en legislación sobre seguridad vial; sin embargo, queda todavía más por hacer.

El consumo de alcohol más allá de lo permitido y científicamente medido por el alcoholímetro, velocidad excesiva, sueño y factores distraccionales, como el uso del celular e intercambio de mensajes de textos mientras se conduce aumentan los riesgos de estos accidentes. Y qué hablar de otras infracciones a normas del tránsito.

Preocupa que, estando nuestra ciudad y carreteras de otras poblaciones sometidas a construcciones para mejores medios de transporte y comunicación vial, no estemos fortaleciendo medidas preventivas para disminuir estos accidentes, que de no hacerse se incrementaran.

Nuestra Autoridad del Tránsito y nuestra policía, al igual que la ciudadanía juegan un rol importante en esta cruzada nacional. Es de vital importancia que el Ministerio de Salud y nuestra Caja de Seguro Social, entidades que llevan finalmente los costos y gastos de las secuelas de los accidentes de tránsito, no sigan apareciendo como convidados de piedra.

Ojalá igualmente que la tímida ‘Ley Zanahoria’ sea aplicada con severidad. Alcohol en exceso está ligado a todo tipo de violencia. Que no se den excusas anticientíficas para optar por su derogación. La vida priva sobre todo. Los alcoholímetros a las puertas de bares y cantinas al azar, antes que en las vías donde el daño ya esta hecho. Que los dueños de parrilladas, bares y cantinas contribuyan con enviar a través de conductores ‘designados’ aquellos que están ‘hasta la tusa’, como decimos en buen panameño. Sería interesante en locales donde esta ingesta se prolonga hasta horas de la madrugada o 24 horas medir la alcoholemia al azar y dar a conocer las estadísticas de violación a los niveles aceptados. Creo que rondaría en un 70%, cifra conservadora. Cuiden a sus clientes y con el ‘desafiante’, que se llame a las autoridades para que lo aconducten y con ello salvar vidas. Sus familiares y las aseguradoras se lo agradecerían. Los establecimientos y autoridades nacionales mencionados deben exigir una conducta que respete la seguridad del cliente y el resto de la ciudadanía.

Deben hacerse investigaciones sobre las causas de accidentes más allá de la velocidad, la embriaguez, el uso del celular, el no uso del cinturón de seguridad, etc. ¿Qué sabemos de la deprivación del sueño o del usos de narcóticos al manejar, de medicinas como sedantes u otros que provocan sueño o disminución de la concentración?

Las condiciones de autos no aptos para transitar realmente se investigan en forma preventiva? En lo personal veo autos y camiones de todo tipo que no me percato cómo obtuvieron el ‘revisado’. ¿Qué decir de autos con luces para países con cambios de clima (súper neblinas o caída de nieve) no propios de Panamá, que solo encandilan a los conductores de otros autos con el riesgo de accidentes?

Se prolongaría la lista de factores de riesgo para accidentes de tránsito que los inspectores de tránsito no suelen ver y menos sancionar.

Realmente como ciudadano me causan risa esas cifras de boletas en ascenso, que solo están indicando que los conductores cada vez más desconocen a las autoridades responsables de la aplicación de normas que rigen la materia. Por favor, ahora no bajen la guardia frente a sindicatos de transporte (?) y minúsculos grupos de la población que propician el debilitamiento de la aplicación de normales legales que evitan estos traumas a hogares panameños mayormente de escasos recursos.

¿Sabe Ud. que si usted conduce a 45 kms/hora o más hay un 50% de probabilidades que la víctima atropellada no sobreviva?

Una investigación sobre estos temas podría arrojar aportes para hacer más eficaz y eficientes todas las medidas inherentes a la seguridad vial.

Los invito a leer el ‘Informe sobre Situación Mundial de la Seguridad Vial’, publicado por la Organización Mundial de la Salud.

MÉDICO INTERNISTA.