Temas Especiales

24 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Recordando a Omar

E stuvimos participando en el baile de la prensa que, celebramos el 31 de julio en ATLAPA, y nos extrañó ver sólo al mayor Domingo Ocala...

E stuvimos participando en el baile de la prensa que, celebramos el 31 de julio en ATLAPA, y nos extrañó ver sólo al mayor Domingo Ocalagán como representante de la Guardia Nacional en ese evento. Sabía de antemano que, todo el Estado Mayor había sido invitado, pero en fin, bailamos, compartimos y saludamos a quienes nos acompañaron.

Al día siguiente, escuchamos por televisión la voz de Luz María Noli, quien daba la noticia de la desaparición de la nave en la que viajaba el general OMAR TORRIJOS HERRERA.

La Fuerza Aérea Panameña (FAP) registraba en su bitácora de vuelo la salida de la nave 205, desde el aeropuerto de Penonomé hacia Coclesito, llevando consigo al general Omar Torrijos, y con él a la odontóloga Carmen Teresa Ferreyra Guillén; el capitán Azael Adames, experimentado piloto; al copiloto y subteniente Víctor Rangel; al sargento Ricardo Masachet, jefe de escolta; al cabo Jaime Correa, ayudante de escolta; y a Carlos Erick Rivera como mecánico.

Fue con en el helicóptero FAP 117 que se pudieron localizar, en la cima del Cerro Marta los escombros de la FAP 205, comenzándose así, la recuperación de los restos de sus ocupantes. Han pasado 31 años del suceso, pero aún en la mente de quienes estamos vivos, permanecen los recuerdos de los días, meses y años que han pasado sin la presencia del COMANDANTE DE LOS POBRES, del VIEJO o, talvez del INDIO o del CHOLO OMAR, aquel que junto a muchos hombres, mujeres, obreros, campesinos, empresarios, de izquierda o de derecha, estudiantes, profesionales, políticos, sindicalistas, indígenas y marginados sociales, intelectuales o físicos, contribuyeron a devolverle la dignidad a un pueblo sometido por los desmanes de los que, creyéndose dueños de la verdad absoluta, propiciaban el subdesarrollo del pueblo.

Mediante políticas públicas y de Estado se perfilaron trazos sólidos para darle al pueblo el PODER de escoger dentro de sus mejores hijos quiénes debían enrumbar la vida política de Panamá y que se erradicara la injusticia social, caldo de cultivo que permite la sublevación de los pueblos.

Pero, parece que aquellos líderes comunales auténticos, nacidos de la verdadera matriz del pueblo, han sido remplazados por muchos políticos que hoy prefieren vientres de alquiler o probetas de oro, dándole la espalda a quienes son las grandes mayorías de panameños que hoy, no pueden alcanzar la canasta básica para mitigar sus necesidades.

Y lo dijo Omar ‘hay panameños que se alegran más con el ruido de sus cajas registradoras, que con las notas marciales del Himno Nacional’... Hoy, habrá muchos actos de recordación en el país, se saltarán algunas lágrimas, en San Miguelito, algún hombre o mujer que una vez fue niño y formó, en el Orlando Winter, parte del CORO DE LOS MIL NIÑOS, o talvez algún adolescente que obtuvo una beca para salir del campo a la ciudad o a otro país a estudiar se acordará de Omar de los pobres, aquel quien sobrevolaba la geografía del país para tomarse un café en totuma o en pocillo con los agricultores, llevarles un tablero a las escuelas, chapucearse en un río con los niños, acostarse en una hamaca tras largo caminar o fumarse un habano en soledad.

El OMAR que conocimos, no es aquel que debe pintarse y sacarse en las pancartas cada vez que hay elecciones, peleándose entre las nóminas quién la hace mejor para decir que es TORRIJISTA, esos seguirán siendo los TORRIJEROS de siempre, quienes usan mejor el bolsillo y el estómago para saciar sus intereses, antes que la inteligencia, el honor y la dignidad.

Ahora después de 31 años contemplamos las acciones de algunos miembros del PRD, volvemos a preguntarnos ¿y para esto es que trabajamos los fundadores del partido? Para ver la saltadera de conejos, las maniobras políticas de algunos juegavivo, el pase de facturas y las descalificaciones que se hacen unos contra otros, por obtener el poder en detrimento del partido que soñó OMAR, quien con sus luces largas lo sentenció muchos años atrás, ‘CUANDO SE HACE UN CAMBIO, SE DEBE CAMBIAR DE ACTITUD, NO UNA CARA Y UN HOMBRE POR OTRA CARA Y OTRO HOMBRE’.

Creo que es hora de que en el PRD, se cambien actitudes y se cambie la cara de WASHINGTON O JEFFERSON, POR LA DE LA DIGNIDAD Y EL HONOR, sólo así y con sumo amor y respeto a DIOS, podremos tener, la tan ansiada unidad.

PERIODISTA