Temas Especiales

30 de Ene de 2023

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Hacia una cultura de Paz

La cultura de la paz consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos....

La cultura de la paz consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos. Para prevenir los conflictos, se debe priorizar el diálogo y la negociación entre las personas, los grupos o naciones, teniendo como norte el respeto a los derechos humanos.

La educación es uno de los instrumentos más importantes para promover una cultura de paz; aunque algunas veces, el poseer títulos universitarios, no es garantía de poseerla. Sólo la formación con una educación en valores puede encaminarnos hacia una verdadera cultura de paz.

Asumir una cultura de paz, implica el respeto a la vida, el rechazo a la violencia, el respeto a la disensión y la valoración de las tradiciones de los pueblos. Conlleva además, tener una actitud tolerante, solidaria y de entendimiento.

Promover una cultura de paz entraña: impulsar un desarrollo económico sostenible de todos los sectores de nuestra sociedad; garantizar la equidad de género; promover la participación democrática y el empoderamiento de la sociedad; apoyar la comunicación participativa y estimular el derecho a la información y al conocimiento.

La cultura de la No Violencia, entraña forjar un mundo más justo, solidario, libre, digno y armonioso, y tomar medidas hacia la erradicación de la pobreza. También involucra, respetar la dignidad de los demás y acabar con la discriminación.

Debemos rechazar la violencia física, sexual, psicológica, económica y social; en particular hacia los más débiles, como son los niños, los adultos mayores y los discapacitados. Es necesario compartir los recursos materiales para terminar con la exclusión, la injusticia, la opresión y propiciar el desarrollo de los grupos vulnerables. Debemos defender la libertad de expresión, privilegiar el diálogo sin fanatismo, promover un consumo responsable, así como preservar el ambiente y tener presente la finitud de los recursos del planeta.

Debemos continuar esforzándonos para que la Universidad de Panamá sea una institución en donde se respete el derecho a disentir, se practique la tolerancia, se ejerzan los verdaderos valores democráticos y para que la academia sea el parámetro fundamental para la toma de decisiones.

Para finalizar, quisiera compartir con ustedes dos frases cortas pero profundas de unos de los científicos más importantes de la era moderna, me refiero al físico alemán Albert Einstein, el señaló: ‘La vida es muy peligrosa; no por la personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa’. ‘Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La Paz.’.

CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.