Temas Especiales

31 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Sin frenos y sin estímulos

Panamá 4 de octubre de 2012. Señora Defensora

Panamá 4 de octubre de 2012

Señora Defensora

Hace poco escuchaba pensamientos sobre la juventud y cito una de estas reflexiones: ‘La juventud no necesita frenos, sino estímulos’, hoy, como un joven preocupado por esta sociedad, me dirijo a usted para expresarle la preocupación latente que me agobia, siento que en este momento, la mayoría de los jóvenes en este país no tienen ni frenos ni estímulos.

Hoy miro con tristeza a jóvenes panameños que tienen que ingeniárselas para encontrar un espacio de recreación, situación que empeora en barrios populares donde la falta de espacio solo deja dos alternativas: o vivir encerrados, o exponer sus vidas jugando en las calles acechados por la violencia y así muchas otras situaciones que alejan a la juventud de un desarrollo social completo.

Defensora, en cuanto a los medios de comunicación que es el tema que la ocupa, lamento profundamente que no haya un espacio para escuchar la opinión de los jóvenes, todos, en general, solo saben que existe este grupo social cuando hay actos bochornosos en los que los menores se ven involucrados, por ejemplo: vandalismo y seudomanifestaciones sin sentido, o la dichosa fiesta de los menores en una casa de Don Bosco, allí si existieron los jóvenes para los medios.

Por años he mantenido una estrecha comunicación con el historiador y escritor panameño Ricardo Ríos, mi profesor. Entre las muchas conversaciones que hemos tenido, me cuenta aquellas luchas por la libertad que llevaron adelante los estudiantes panameños, todos jóvenes, me habla de Ascanio Arosemena, de los mártires de la patria, de los momentos críticos que hoy son historia del país, donde los jóvenes jugaron un papel fundamental.

Quizás mi carta sea una queja más, pero soy un convencido que nunca es tarde para empezar a cambiar, y como dice Ricardo Arjona: ‘Hoy es un buen día para empezar’, y será fácil porque hay jóvenes buenos, no tan alejados a los luchadores de 1969, solo hace falta darle la oportunidad de participar.

Considero que hay responsabilidades de ambas partes: la juventud debe darse a respetar y tomar una posición beligerante en la sociedad para que nuestros ideales sean escuchados e implementados, y la sociedad debe abrir un espacio para escucharlos y respetarlos.

Le comento que como una posible solución a este problema, he presentado en RPC Radio una propuesta para desarrollar un programa tipo debate donde sean jóvenes los que opinan ante los temas de interés nacional, y por qué no, los que den recomendaciones. Así podremos escuchar visiones claras y reales de jóvenes panameños que serán el presente y el futuro de este país.

Con certeza le digo: hay futuro, hay esperanza y yo confío en la juventud. ¡Adelante!

COMUNICADOR SOCIAL