Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Los esclavos del emperador

Después del éxito de la película ‘Spartacus Sangre y Arena’ en el 2010, en el 2012 el presidente presenta a ‘Camachus Castrus y sus glad...

Después del éxito de la película ‘Spartacus Sangre y Arena’ en el 2010, en el 2012 el presidente presenta a ‘Camachus Castrus y sus gladiadores’, otra ocurrencia de este ‘emperador’, como otras llenas de confrontaciones y prácticas pancistas. Estos ‘gladiadores de la verdad’, como en los mejores tiempos romanos, le saludan diciendo: ‘Ave imperator, morituri te salutant’, que significa: ‘Salve emperador, los que van a morir te saludan’.

Acaso ¿no son suficientes los millones en publicidad estatal?, que, lejos de anunciar un programa de gobierno, promueven figuras de ministros y los cientos de relacionistas públicos que cobran sus salarios en las instituciones gubernamentales, ¿no sirven? o será que estos mal llamados ‘gladiadores’ usurparán sus funciones.

Un Gladiador en la Roma antigua era el que peleaba con otros o con bestias en los famosos combates para divertir al pueblo alrededor del siglo III a.C. Pero para el secretario de comunicación de la Presidencia, Luis Eduardo Camacho, son personas para defender la imagen de su emperador, pueden ser funcionarios públicos, independientes o miembros del colectivo Cambio Democrático u otros que salgan a defender ‘su verdad’. Según él, no recibirán emolumentos, pero cabe señalar que como gran coincidencia el Sr. Camacho renunció a su cargo en la Asamblea Nacional, del cual se encontraba de licencia.

En la Antigua Roma los verdaderos gladiadores también cobraban y existían diferentes tipos de gladiadores; los ‘lanistas’ o ‘viejos gladiadores’, que viene a ser la figura del Sr. Camacho, eran los que enseñaban y pasaban la costumbre junto con las reglas del combate. Los ‘gladiadores fiscales’ se encargaban de mantenerlos con el erario público; hoy son empresarios PRDs que pretenden vender a su partido, los que se benefician de jugosos contratos del gobierno, los que manejan los fondos provenientes de sobrecostos y partidas millonarias de diputados tránsfugas y junto al ‘lanista’ Luis Eduardo Camacho mantienen a sus ‘gladiadores’.

Los gladiadores también fueron producto de un gran negocio, puesto que los ‘lanistas’ eran muy cotizados y asediados por los que querían ser gladiadores para que los reclutaran, éstos a su vez negociaban el alquiler de gladiadores; ‘los césares’ y una clase privilegiada de particulares poseían sus propios gladiadores y por supuesto eran los mejores mantenidos, formados y combatientes.

Los grandes gladiadores de nuestro país son los que día a día luchan contra el alto costo de la vida, los que pelean esperando un metrobús desde muy tempranas horas de la mañana en ‘paradas virtuales’, bajo un candente sol o un torrencial aguacero, aquellas madres que junto a sus hijos buscan agua en tanques, son los taxistas, los policías, los educadores, los empresarios honestos y miles de panameños que pelean por una mejor calidad de vida con el sudor de su frente.

Sr. emperador, en lugar de crear un grupo que defienda su imagen, sería más útil un grupo que defienda los intereses del pueblo panameño, los valores, la creación de programas de prevención y no CD-Padis que seguirán persiguiendo a políticos, periodistas y empresarios. No pierda el tiempo mientras hay tantas obras sin concluir, dinero despilfarrado y asuntos más importantes que atender. Abyssus abyssum vocat in voce — Un abismo convoca otro abismo, es decir que un pecado llama a otro pecado.

*ABOGADO Y FILÓSOFO.