Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El francés, un idioma en movimiento

Como cada 20 de marzo, los países quienes, a través del mundo, comparten ese patrimonio común que es el idioma francés, celebran el Día ...

Como cada 20 de marzo, los países quienes, a través del mundo, comparten ese patrimonio común que es el idioma francés, celebran el Día de la Francofonía. Esta fecha corresponde a la creación en 1970 de una Agencia de cooperación, la cual se ha convertido desde entonces en la Organización Internacional de la Francofonía, reuniendo a 77 Estados de los cinco continentes alrededor de la lengua francesa, pero sobre todo alrededor de valores.

Hablada por más de 220 millones de personas por el mundo, la lengua francesa es una de las más dinámicas. Es dinámica porque el nombre de sus hablantes no deja de aumentar, por razones demográficas, pero también porque el francés es el segundo idioma más enseñado en el mundo. Es tradicionalmente un idioma de comunicación al internacional, como lo demuestra su estatus de lengua oficial de numerosas organizaciones: Naciones Unidas, Interpol, la Corte penal International, el Comité Olímpico Internacional, etc.

El francés también es dinámico por estar siempre en movimiento. Nuevas palabras aparecen en el diccionario cada año. A través de la historia, el francés ha extraído y adaptado palabras y expresiones de otros idiomas, por ejemplo el español, y viceversa. El francés es un idioma abierto a todos, un vínculo que permite el diálogo entre las culturas: eso es una de las razones que explican el éxito de su enseñanza y el éxito de la Francofonía.

En este marco institucional de la OIF, los Estados miembros han decidido seguir una misión global, que no es la simple promoción del francés: la defensa de la diversidad cultural y lingüística, así como la promoción de la educación, de la democracia y de los derechos humanos. Frente a la mercantilización y a la estandardización de la cultura, la Francofonía promueve los intercambios entre espacios lingüísticos y asegura, en numerosos países del mundo, la cohabitación entre el francés y una o varias lenguas nacionales, incluso en el sistema educativo. La Francofonía también brinda apoyo a las producciones artísticas y audiovisuales en idiomas nacionales tal como en francés.

Los Estados miembros de la OIF también trabajan por la defensa de los derechos humanos y de la democracia a través de redes institucionales francófonas, quienes promueven, según los casos, la creación o el fortalecimiento de estructuras eficaces destinadas a promover y proteger el Estado de Derecho y los derechos humanos. Por eso fueron creados varios premios francófonos, en los ámbitos de la literatura, del arte, de la fotografía, y también fondos de solidaridad para artistas y activistas, que enfatizan los valores de solidaridad que existen entre miembros.

En Panamá, los embajadores residentes de Francia, Canadá, Egipto, Haití y Vietnam celebran este miércoles la fiesta de la Francofonía, con un programa artístico y cultural impregnado por los valores de diversidad promovidas por el espacio francófono.

*LOS AUTORES DE ESTE EDITORIAL SON LOS EMBAJADORES DE FRANCIA, CANADÁ, EGIPTO, HAITÍ Y VIETNAM EN PANAMÁ.