Temas Especiales

31 de Ene de 2023

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Miles por la esperanza

Miles de panameños animados por la esperanza de Otro Panamá se incorporan al Frente Amplio por la Democracia (FAD). Se trata de hombres ...

Miles de panameños animados por la esperanza de Otro Panamá se incorporan al Frente Amplio por la Democracia (FAD). Se trata de hombres y mujeres que tienen la esperanza de forjar un mañana de equidad y justicia social. Panameños que luchan con entusiasmo por levantar la alternativa patriótica, popular y democrática, de un país donde se respete el ambiente sano, donde la educación y la cultura se torne en expresión del desarrollo nacional, donde el deporte se constituya en fuente de inspiración de nuestra nacionalidad, donde la participación de la población en la toma de decisiones sea el quehacer permanente de la gestión pública, donde corruptos y corruptores sean juzgados por las lesiones cometidas contra la patria.

Esta es la expresión de cientos de jóvenes de este país que se oponen a las políticas públicas que han ejecutado los gobiernos hasta la fecha, sometiéndolos a mayor deserción escolar, desempleo, precarias condiciones de atención médica, hacinamiento habitacional, carencia de espacios deportivos y culturales.

Esta juventud que es juzgada por una estructura social que los somete al individualismo y al consumismo para luego descalificarlos al llamarlos NINI, rechaza ser utilizados en la propaganda y discursos demagógicos de los partidos tradicionales y sus sectores de poder económico.

A las filas del FAD han acudido miles de jóvenes obreros, que aspiran a mejores condiciones laborales y de seguridad ocupacional, donde se les respete su derecho a la organización sindical; estudiantes que claman por una educación transformadora, científica, humanística y técnica que permita su incorporación al desarrollo nacional y por infraestructura escolar adecuada; jóvenes artistas que anhelan poder expresar sus habilidades y destrezas, su música y arte, su sentir nacional en cada pincelada, en cada nota, en la cultura del barrio; jóvenes campesinos e indígenas que claman por atención al campo, por el respeto de su cultura y la naturaleza; jóvenes comunitarios que aspiran a la atención de las demandas sociales comunitarias (agua potable, veredas, electrificación, centros deportivos, servicio eficiente del transporte público); jóvenes dirigentes que cuestionan que en una sociedad que dice ser democrática se les niegue y criminalice su participación política en asociaciones estudiantiles; jóvenes que quieren seguridad ciudadana, donde la política de combate a la droga sea real y no publicitaria; jóvenes que claman por un país donde se respeten plenamente los derechos humanos. Es la camada de la generación actual y futura que pretende participar plenamente en la toma de decisiones, desde su mirada, conscientes de que solo así podemos construir un Panamá justo y solidario.

La juventud de este país ha escrito páginas gloriosa, como la gesta del 58 ‘más escuelas, menos cuarteles’ y la del 64 ‘por la soberanía nacional’, las cuales pretenden ser borradas de la conciencia social de las presentes generaciones, a través del proyecto neoliberal en la educación, que los mira como mercancías.

El futuro del país está indisolublemente ligado a la presencia de una juventud sana, creativa, innovadora, democrática e impulsora de valores de autenticidad. Una juventud con estas características está llamada a constituir el eje dinamizador de la sociedad, siendo capaz de promover y profundizar la práctica de la honestidad, la justicia, la solidaridad y la fraternidad.

Desde el FAD estamos comprometidos a respaldar los esfuerzos y las acciones de carácter académico, cultural y deportivo; a promover el respeto a las organizaciones juveniles, estudiantiles y comunitarias y desarrollar programas de apoyo a sus actividades. Promover programas de prevención al consumo de drogas, basados en una concepción amplia, humana y solidaria, bajo un concepto de responsabilidad social con participación de toda la ciudadanía.

Fomentar políticas de trabajo para los jóvenes, a fin de reducir el desempleo, el subempleo y generar nuevas alternativas de ingreso digno. El FAD propone y luchará por el acceso a la tierra a campesinos e indígenas que permitan gestar condiciones adecuadas para trabajar y vivir en un ambiente sano. Mantener comunicación directa con la juventud, para conocer sus expectativas y sobre todo garantizar plena participación en la toma de decisiones, como verdadero ejercicio democrático. Estas políticas estarán orientadas a elevar las condiciones de vida de los jóvenes. El FAD convoca a la juventud a este esfuerzo de Esperanza, inscríbete.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.