Temas Especiales

16 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

El FAD es aceptado por la población

El pueblo panameño está buscando una opción política distinta. Cuando el gobierno actual se postuló, una parte de la población apoyó la ...

El pueblo panameño está buscando una opción política distinta. Cuando el gobierno actual se postuló, una parte de la población apoyó la candidatura del presidente Martinelli, pensando que iba a ser una opción diferente a la de los panameñistas y PRD, que fueron los que administraron el Estado en ocasiones anteriores, turnándose en cada período de elección. Pero se equivocaron, tampoco el CD de Martinelli ha resuelto el problema. Desde el primer año de gobierno, en el 2010, los obreros sintieron las imposiciones de Martinelli con los arrestos de trabajadores enviados a La Joyita, incumpliendo el debido proceso; la Ley Carcelazo, que establece prisión de seis meses a dos años por el cierre de calles, criminalizando la protesta; la Ley chorizo; el aumento de los impuestos del 5 al 7% y otras medidas contra los sectores populares.

Frente a esta situación, los mismos trabajadores que votaron por él, incluso del SUNTRACS, preguntaban ‘¿qué vamos a hacer?’. Se comenzó a discutir la posibilidad de la creación de un partido en esta y otras organizaciones y grupos de los sectores populares y surge así lo que hoy conocemos como el Frente Amplio por la Democracia (FAD).

Ya se cumplieron los requisitos que exige el Tribunal Electoral para los partidos en formación. Se deben esperar los tiempos que exige la Ley para formalizar la constitución definitiva del partido, celebrar el Congreso Constitutivo, para el que ya tenemos fecha programada y lógicamente, vamos a disputar el poder del Estado a los partidos tradicionales. Hay que reconocer también el tiempo en que se inscribió el FAD. En un año y medio hemos inscrito cerca de 82,000 adherentes, pese a que la norma electoral brinda un período de seis años.

Esto demuestra la aceptación que tenemos dentro de la población, sin olvidar el trabajo organizativo y la mística con que se realizó para poder lograr este cometido, sobre todo por la diferencia notable entre este proceso llevado a cabo por los sectores populares y los que desarrollan los partidos tradicionales. En nuestro caso no se compró ninguna firma, no hubo distribución de comida, de materiales de construcción, ni de dinero para lograr la inscripción de miembros. La inscripción se desarrolló sin clientelismo político.

Nos correspondió ver esta experiencia cuando coincidieron nuestras inscripciones con las de los partidos políticos tradicionales, situación que era evidente hasta para los funcionarios del TE que nos acompañaron en el proceso. Los propios ciudadanos nos informaban sobre la forma de captar adherentes que utilizaban esos grupos. Ellos promueven esta práctica de la compra de conciencias utilizando presupuestos millonarios provenientes de recursos del Estado y de los grupos de poder económico que los financian y, se presume, que a veces de fuentes cuestionables.

En nuestro caso, los recursos utilizados provienen de los propios miembros del FAD de distintos niveles de ingreso y de otras organizaciones miembros de FRENADESO; con todos los aportes solidarios se ha podido sobrepasar la meta de inscritos.

Definitivamente, nuestra opción es diferente, estamos construyendo una historia política nueva, con un partido político también diferente. Una vez se haya realizado el Congreso Constitutivo, el 10 de agosto, y luego de haber cumplido con lo que establece el Código Electoral en materia de los documentos, estructuras y otros aspectos legales, convocaremos a las elecciones primarias para escoger al candidato o candidata a presidente de la República. Las otras candidaturas se escogerán en base a lo que establecen los Estatutos del FAD, a través de las estructuras constituidas para tal fin, consultando a las organizaciones y estructuras que son parte del colectivo.

En el FAD son las bases, los trabajadores, los sectores populares los que van a decidir quién será su candidato a la Presidencia. No hay duda de que quien resulte escogido para ese cargo lo hará de la mejor forma, distinta a la de los partidos tradicionales, en el sentido de no hacer promesas que no se vayan a cumplir. Se trata de una propuesta diferente en la que la consulta y participación ciudadana será una realidad, no un simple enunciado.

Pese a los ataques que ya estamos recibiendo, en el sentido de que el FAD es un partido de izquierda, no hay duda de que se trata de un colectivo pluralista. En él coexisten diferentes pensamientos y posiciones, con participación inclusive de patronos que comparten la visión del FAD. Se trata de un partido sin dueños, pluralista, donde prevalecerá la democracia y la lucha por el ejercicio pleno de los derechos humanos. El pueblo ya tiene su real alternativa, el FAD.

SECRETARIO GENERAL DEL FAD.