Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El parque, Omar y Carlos Clement

¡Tremenda historia anecdótica nos ofrece el amigo Carlos Clement sobre el origen del Parque Omar! El prestigioso arquitecto, en mi caso...

¡ Tremenda historia anecdótica nos ofrece el amigo Carlos Clement sobre el origen del Parque Omar! El prestigioso arquitecto, en mi caso, agrega a mi memoria algo sobre el tema de esa herencia tremenda del general Torrijos al pueblo panameño; sabía algo, y tuve informes recientes del amigo Henry Ford, ministro de Hacienda y Tesoro en los inicios del proceso militar.

En una aclaración de Clement a La Estrella —negando que haya habido apropiaciones de tierras de ese valioso patrimonio público por particulares (¡alguna pellizcadita le han dado, sin duda!) —muy gráfica y jocosamente Carlos cuenta cómo Omar, ‘que acostumbraba a ir a tomarse unos tragos en un bar muy agradable que se llamaba Hoyo 19, desde ahí se podía contemplar el verde y gran parte de la ciudad... en una de esas visitas comentó que le gustaría que ese lugar se convirtiera en un parque para la ciudad y para uso de todos los capitalinos... A los socios más jóvenes casi nos da un faracho. Y así empezó la vaina...’.

Hago un alto en el comentario: Ya Omar empezaba a gobernar. De haber sido un mandatario-empresario-comerciante, posiblemente le habría dicho a Clement que era un pichón visionario y prometedor de la arquitectura y promoción de negocios inmobiliarios : —’¿Ey, ¿qué tal si como soy el que mando, digo que el club de golf debe ser comprado y salir de aquí, presionamos la compraventa barata, yo digo que haremos algo de interés social, y tú me armas un grupo para un tremendo proyecto en este montón de hectáreas, hacemos una policlínica, alguna pendejadita más, como diciendo que pensamos en el pueblo, y hacemos un negociado que nos deje plata hasta para los biznietos?’... ¿No es así como se arreglan hoy las cosas, proyectando venta de colegios, lotes en Paitilla, etc. etc?

Seguimos con la anécdota de Carlos Clement: —’La transacción fue muy sencilla: $< te lo compro o te lo compro$> (con amenazas de por medio) por 2.1 millones con precio cerrado y no por metro cuadrado... te doy tres años para mudarte con entregas parciales. Cambio y fuera. ¿Entendiste muchachito?’...

¡Qué malo era el general Torrijos!... sacar a esos pobrecitos que jugaban al entonces elitesco golf (hoy, muchos expobres, ex clase media, que hicieron posgrados en el exterior, con becas o ayudas del proceso, juegan golf)... sacarlos además, a la fuerza; sin permitirles vender con la gran plusvalía de las 56 hectáreas, en tan increíble ‘location’... por la bicoca de 2 millones solamente, cuando a los precios de mercado de entonces, mínimo hubiera costado en semejante ubicación 40 dólares el metro. O sea, Omar Torrijos les quitó esa tierrita a los pobres golfistas, 40 años atrás (no hace 4 años) comprándoselas a dos dólares el metro (Clement no ha dicho cuánto debían de impuestos atrasados) y en vez de inventar un buen negociado, pendejamente, irónicamente, ingenuamente, lo hizo solo para dejar un parque público para todos hasta el día de hoy (¡lástima que los padres de Torrijos no lo mandaron a hacer una licenciatura o máster en business en Chicago!). De haberlo, hecho su hijo Dumas, recién fallecido, no se habría ido tan pobre. Clement debe saber mil veces más que yo de eso, ¿cuánto será el valor del metro allí hoy?... ¿Mínimo 500 dólares?... Es decir, 560, 000 mil metros (56 hectáreas) a 500 dólares el m 2, Igual DOSCIENTOS OCHENTA MILLONES DE DÓLARES... ¡Pobre Omar, sin visión de negocios!...

ABOGADO Y MILITAR RETIRADO.