Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El grito de La Villa de Los Santos

Cansados los santeños del sometimiento de los españoles a un pueblo trabajador y luchador por su subsistencia, hizo de ellos los primero...

Cansados los santeños del sometimiento de los españoles a un pueblo trabajador y luchador por su subsistencia, hizo de ellos los primeros héroes de liberación en el istmo y enarbolando la bandera de la dignidad, del decoro y de libertad, un grupo de hombres, liderizados por don Julián Chávez, José María de los Ríos, José Antonio Moreno, Salvador Castillo, José Antonio José Catalino Ruiz, Manuel José Hernández y Pedro Hernández, en la madrugada y amanecer del 10 de Noviembre de 1821, con el valor, arrojo e hidalguía dispuestos a morir, si era necesario, irrumpieron en el Cuartel de la Guarnición española, apoderándose de las instalaciones del puesto militar.

La antorcha de libertad encendida por ese grupo de valerosos santeños y respaldada por una población deseosa de liberación, se convirtió en la ‘punta de lanza’ para que todos los habitantes istmeños asumieran su posición separatista y pudieran cantar un himno de Libertad.

Ese acto de heroicidad santeña ha sido el torrente sanguíneo de istmeños, primero y panameños después, para luchar incansablemente por la creación de una República libre, soberana e independiente lograda cuando ochenta y dos años más tarde, otro grupo de istmeños con el respaldo de un pueblo lograron consolidar el sueño de Independencia que inyectaron los santeños y contagiaron a las siguientes generaciones para alcanzar ser libres.

El Grito de Libertad, de 1821 en la región santeña, tiene una versión paralela sobre el patriótico acontecimiento. Se ha escrito en la historia patria, destacando con gran énfasis la participación de la mujer santeña, en la figura de doña Rufina Alfaro, quien supuestamente, dio información, al grupo de rebeldes santeños dispuestos a liberarse del yugo español, con relación a las condiciones que en un momento tendría la tropa militar extranjera.

Su actuación ha sido transformada de una humilde vendedora de productos agrícolas y mantener una camaradería con la tropa española a una ‘valerosa partícipe de la acción realizada’, lo cual ha creado, a no poderse comprobar su existencia física, real y verdadera como una de las habitantes de los poblados santeños, creándose una ‘Leyenda o Realidad’, a pesar de que los historiadores han escrito el nombre de Rufina Alfaro en la lucha de un pueblo por alcanzar su libertad.

Lo importante, históricamente realizado dejó, huellas imborrables de heroísmo, valentía de un grupo de hombres trabajadores, honrados, íntegros, siendo la chispa de un petardo arrollador y contagioso para las siguientes generaciones, quienes hemos sabido seguir el ejemplo de patriotismo y nacionalidad.

No obstante, es oportuno al conmemorar otro año, del llamado GRITO DE INDEPENDENCIA DE LA VILLA DE LOS SANTOS, hacer una observación, sin desconocer el significado valeroso del pueblo santeño. Ese acto de liberación, llamado Independencia, es en realidad gramatical una ‘Separación’, al no convertirse el poblado en un Estado Independiente, pero imposible desconocer el significado de su importancia como ‘GRITO DE LIBERACIÓN’, de un pueblo ansioso de llamarse independiente y gobernarse en forma autónoma.

El GRITO DE LA VILLA DE LOS SANTOS, el 10 de Noviembre de 1821, repercutió en todo el territorio istmeño, llenando de esperanza, orgullo nacional y reflejando en el sonar de la mejorana, el socavón, la caja, el repicador, en la voz de las cantadoras del tamborito del palmoteo y respuestas del coro, siendo el eco repetidor de LIBERTAD y solo LIBERTAD.

Se rinde homenaje de respeto, admiración a todo el pueblo santeño como forjadores iniciales de nuestra Independencia y Soberanía nacional y por ser portadores de una estirpe de hombres y mujeres que han sabido, incluso por medio del folclor santeños, cantarnos y contarnos sus hazañas de pueblo valiente y que siente orgullo de ser panameño.

Hoy, cuando han pasado ciento noventa y dos (192) años del más grande y sonoro GRITO DE LIBERTAD, en una sola voz gritamos al mundo entero. ¡VIVA LA HEROICA VILLA DE LOS SANTOS!.. ¡FELICITACIONES PUEBLO SANTEÑO!, porque ‘NO HAY SANTEÑO QUE SE CORRA’.

HISTORIÓGRAFO Y ESCRITOR.