Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Libertad de asociación: derecho de todos

Por naturaleza, el ser humano tiende a agruparse o a unirse, para existir, sobrevivir, desarrollarse y actuar. Como simple concepto, la ...

Por naturaleza, el ser humano tiende a agruparse o a unirse, para existir, sobrevivir, desarrollarse y actuar. Como simple concepto, la libertad de asociación es un derecho humano que consiste en la potestad de cada cual, de unirse y formar grupos, asociaciones u organizaciones con objetivos lícitos, así como también la voluntariedad de retirarse de las mismas. Cada individuo es libre de constituir formalmente agrupaciones permanentes o personas jurídicas encaminadas a la consecución de fines específicos, procurando libertad de pensamiento, expresión y reunión, así como el derecho de participar en la sociedad tanto en sus estructuras sociales como políticas.

Esta definición enmarca una diversidad de asociaciones u organizaciones que se caracterizan por no formar parte del engranaje institucional del gobierno, con diversos objetivos y actividades (éticas, sociales, culturales, políticas, científicas, religiosas, filantrópicas, entre otras), y con el fin básico de lograr el beneficio de la comunidad en general.

Como derecho consagrado en el Artículo 39 de la Constitución Política de la República, se permite formar compañías, asociaciones y fundaciones que no sean contrarias a la moral o al orden legal.

Estas agrupaciones de personas son reguladas por el Estado, mediante normas de carácter público, con derechos y obligaciones, pero con independencia para actuar. Son las denominadas ONG, que según las Naciones Unidas, son cualquier grupo de ciudadanos voluntarios, sin ánimo de lucro, que surge en el ámbito local, nacional o internacional, de naturaleza altruista y dirigidas por personas con un interés común.

El derecho de asociación se encuentra a su vez consagrado en instrumentos internacionales, ratificados por la mayoría de los países de la comunidad internacional y en especial por Panamá, tales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Se entiende entonces que estas ONG conforman la denominada sociedad civil, entendiéndose como tal, la diversidad de personas que se encuentran fuera de las estructuras gubernamentales, pero que toman decisiones cruciales para el sector público, y por tanto, sus necesidades deben ser escuchadas y atendidas.

La existencia de la sociedad civil permite consolidar la democracia de un Estado. Su importancia está direccionada hacia la recepción del clamor de los ciudadanos preocupados por la cosa pública, por el bienestar social y por la justicia en general.

Organismos internacionales como el Banco Mundial reconocen que el vínculo entre sociedad civil, gobiernos y sector privado puede impulsar el crecimiento económico y el desarrollo sostenible del país.

La conformación de la sociedad civil asegura que los gobiernos escuchen a los pobres y marginados; promueva la responsabilidad y la transparencia del sector público; ofrezca ideas sobre las distintas formas de participación ciudadana; proporcione esperanza a todos los sectores de que sus problemas serán atendidos; brinde conocimientos técnicos especializados, y que preste algunos servicios sociales que el Estado no suple o son escasos por falta de presupuesto estatal y políticas públicas encaminadas a esas prioridades de la comunidad.

La sociedad civil está constituida por diversos componentes, entre ellos, las instituciones cívicas como la que represento, con carácter nacional e internacional, preocupada por la salud, la educación y el bienestar social de la población a la cual se dirige.

Participar en organizaciones es gratificante, porque nos permite expresarnos, colaborar, promover valores y dar sentido de solidaridad a todo lo que hacemos, ya sea como grupo o en apoyo a otras organizaciones, que en definitiva, es interesarnos por Panamá y su gente.

ABOGADA Y ROTARIA.

—COLABORACIÓN DE LA COMISIÓN DE VALORES DEL CLUB ROTARIO DE PANAMÁ.