Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

PRD: historia, sentido y proyección

Para entender a cabalidad el porqué de la creación del Partido Revolucionario Democrático (PRD), en la arena política de nuestro país, e...

Para entender a cabalidad el porqué de la creación del Partido Revolucionario Democrático (PRD), en la arena política de nuestro país, es importante conocer el desarrollo de la historia, luego de nuestra separación de la República de Colombia.

También, se hace necesario entender las fuerzas políticas y económicas que aparecieron, en el Istmo de Panamá, durante el proceso ideológico que se dio con la lucha de los partidos Liberales y Conservadores, que bien analizó don Justo Arosemena, en el Estado Federal y que ha hecho que nuestra historia conciba a ese notable panameño como el verdadero arquitecto de nuestra nacionalidad.

También, se hace necesario analizar la Guerra de Los Mil Días, en la cual jugó un papel determinante el general Victoriano Lorenzo, un defensor de los desposeídos.

Cuando se da la separación de Panamá, el 3 de Noviembre de 1903, sectores desalojan a grupos que se querían apoderar del territorio nacional, en detrimento de las fuerzas populares.

Ello explica el movimiento inquilinario de 1925, con la ocupación del territorio nacional panameño por tropas norteamericanas en 1926 y 1927 la asunción de 1931, el convenio Filós - Hines de 1947, en el que las fuerzas populares rechazaron convenios de bases militares que lesionaban la soberanía panameña. Por otro lado, los sucesos de mayo de 1958 y 1959, que más tarde dan como resultado los trágicos sucesos del 9, 10, 11 y 12 de Enero de 1964, en los que asesinaron 22 mártires y su secuela de miles de heridos.

Cuando Omar Torrijos, su Estado Mayor y revolucionarios de la talla de Rómulo Escobar Betancourt, Ascanio Villalaz, Gerardo González, Antonio Yepe De León, Juan Mateo Vásquez y otros dirigentes, políticos de izquierda democrática llegaron a la conclusión de que había que formar un partido nacionalista, fundamentado en la democracia participativa, patriótica que defendiera, no solo la soberanía nacional, sino la devolución del Canal de Panamá.

Es decir, buscando una política intermedia que lo hizo convertirse en un dirigente internacionalista con ideas propias, asumidas por destacados dirigentes de América Latina.

Torrijos, como bien lo afirmó el filósofo poeta José ‘Chucho’ Martínez, fue un hombre visionario, que supo darle una tonalidad propia a la lucha política de nuestro país, que lo hizo respetar las conspiraciones de otras revoluciones de corte izquierdista, ello explica que no solo las fuerzas democráticas, sino los países marxistas, como la Unión Soviética, Cuba, China Popular, el propio Tito de Yugoslavia, de los países no alineados, ayudaron a confirmar el tratado de 1977.

Aunque alguna fuerza de oposición al PRD niega el papel jugado por el general Torrijos en la firma de los Tratados Canaleros, so pretexto de que nos mantenemos bajo el paraguas del Pentágono; lo cierto es que se ganó una batalla a la potencia más poderosa del mundo sin disparar una sola bala.

El PRD en ese contexto histórico representa lo más avanzado de un partido, ya que busca la unificación de las fuerzas patrióticas del país, es lo que explica que dentro del proceso y el desarrollo de nuestra idea política, Torrijos sea un líder de la talla de Belisario Porras, en su época, que hizo que las fuerzas populares lo llevaran al solio presidencial en tres ocasiones.

El PRD es el motor que comprobó el desarrollo nacionalista de nuestro país y esto explica que la burguesía nacional, con intereses económicos vinculados a las transnacionales, tanto norteamericanas como europeas trataran de automizar la lucha nacional, golpeando al PRD, por lo positivo de la gestión bajo el liderazgo espiritual del general Omar Torrijos.

El líder máximo del proceso octubrino tras la culminación de su peregrinar doméstico, a nivel nacional y en el orden internacional, visualizó la necesidad de incursionar en los líderes políticos partidistas y respaldó la creación de un movimiento denominado Nuevo Panamá en los años 1976 y 1977.

Posteriormente y luego de un entusiasmo masivo popular se constituyó, propiamente dicho, el PRD, el 11 de marzo de 1979. Sus primeras autoridades fueron: Gerardo González Vernaza, como secretario general; Nicolás González Revilla, primer subsecretario; y Ascanio Villalaz, segundo subsecretario.

Se adoptó una ideología social demócrata lineamiento centro izquierda, pluriclasista y pluriideológico, donde convergen todas las ideas y credos religiosos sin sectarismo, de allí la histórica frase de Omar Torrijos ‘Ni con la izquierda ni con la derecha, con Panamá’.

Antes de su desaparición física, Torrijos tiró la línea, donde el líder expresa con claridad las razones objetivas que dieron, permitieron y posibilitaron el desarrollo del proceso, revolucionario. La idea era evitar la descomposición social acumulada durante muchos años antes del 11 de octubre de 1968, donde se alterna, en la clase oligárquica el poder político y se controlaba también el poder económico.

‘En el alpinismo generacional’, Torrijos junto al PRD, como brazo político, supo recopilar la histórica lucha de varias generaciones, que combatieron por la recuperación de nuestra independencia, soberanía y dignidad como pueblo.

El relevo generacional es la actualización de cuadros, es la renovación permanente para asumir responsabilidades y enfrentar retos.

El pensamiento de Omar Torrijos de tirar ‘La Línea’ dentro del partido con luces largas, como él decía, era saber conjugar o cambiar las luces, que si uno andaba siempre con luces largas se podría estrellar con el primer obstáculo que encontrara, pero si andaba con las luces cortas, no podría ver la curva al final del camino, o ver más allá de la distancia limitada por esas luces cortas.

En resumen, el PRD, con sus fallas y aciertos, simboliza, en la práctica social de nuestro país, lo más compacto, con mayor claridad política y visión, que, a través de generaciones, ha representado nuestra historia nacional. Hoy por hoy, sin temor a equívoco, el PRD es, sin lugar a dudas, el partido más democrático en la República de Panamá.

PERIODISTA Y CATEDRÁTICO UNIVERSITARIO.